Una remodelación profunda de la plantilla

Una remodelación profunda de la plantilla

El equipo hispalense debe plantearse salidas y llegadas de cara a la próxima campaña.

Rico: “Es un placer renovar con el club de mi corazón”
Ben Yedder, primer sevillista en lograr un hat-trick en Champions
Sergio rico: “Estoy feliz por haber ayudado al equipo”

La temporada 2017/18 ha dejado a la luz muchas carencias en el Sevilla FC. La mala gestión de la plantilla del conjunto hispalense ha costado el puesto al director deportivo, Óscar Arias. Y es que tras la marcha de Monchi, iba a ser muy complicado fichar bien en relación calidad-precio. No obstante, no sólo jugadores de la era Arias podrían tener las horas contadas en el conjunto hispalense. En esta renovación podrían incluirse jugadores cuyo ciclo parece haber llegado a su fin después de algunos años en el Sevilla FC. Desde la portería a la delantera, la reforma debe comenzar.

Bajo palos

Uno de los jugadores que más discusión ha provocado en Nervión ha sido Sergio Rico. El canterano sigue sin explotar como portero y la afición pide que su etapa como jugador rojiblanco llegue a su fin. Montella y Caparrós le dieron la puntilla prefiriendo colocar de titular a Soria en el final de temporada. El segundo portero sevillista ha cumplido con creces, demostrando más confianza que su predecesor pese a ser más inexperto. La parroquia sevillista ha decidido quién quiere que sea su portero.

Por otra parte el portero del filial Fabrice Ondoa, que estaba llamado a ser el sustituto de Rico, podría abandonar la disciplina hispalense en busca de nuevas metas. El descenso del filial a Segunda B haría que el portero titular de la Selección de Camerún se marche de la capital andaluza. También se habla de un posible interés del Sevilla en Pacheco, portero del Alavés.

Renovación en defensa

Pareja y Carriço han rendido a un muy buen nivel en la entidad sevillista durante distintas temporadas, pero la edad va pesando y los jóvenes piden paso. Los capitanes de la segunda época dorada deben saber que su etapa en el Sevilla ha llegado a su fin y que es hora de dar el relevo. Entre esos jóvenes se encuentra uno de los diamantes en bruto del Sevilla FC, Lenglet. El zaguero francés es pretendido por Madrid y Barcelona, pero la dirección sevillista se niega a venderlo por menos de los 30 millones de cláusula. Además, el Nápoles también le sigue muy de cerca. Si finalmente se marcha puede ser una gran pérdida para el conjunto de Nervión.

Mercado y Kjaer son los otros dos jugadores que defienden el centro de la zaga hispalense. El argentino lleva dos años a un gran nivel, cumpliendo tanto de central como de lateral cuando se le requiere. Por su parte, el danés ha tenido un primer año irregular, con partidos a un gran nivel y otros en los que dejaba mucho que desear. Está en manos de la entidad rojiblanca seguir confiando en él un año más o venderlo.

Bandas muy pobladas

Hasta cinco jugadores, sin contar a Carole, para dos posiciones. Corchia, Layún y Navas ocupan el carril derecho. El lateral francés supo apuntalar una defensa cuando parecía insostenible, pero su lesión lo apartó cuando mejor estaba. Es aquí cuando salió a la luz el refrán de “no hay mal que por bien no venga”. La baja de Corchia descubrió un mundo nuevo para Navas, que se encontraba más cómodo de lateral que de extremo. La labor defensiva del palaciego ha sido más que notable y su lesión al final de temporada fue una de las razones por las que el equipo cayó en picado. Fue en ese momento cuando llegó la hora de Miguel Layún.

El mejicano fue uno de los refuerzos invernales del Sevilla y venía con el cartel de lateral titular para suplir a Corchia, pero el gran nivel de Navas lo eclipsó y Layún no ha tenido un comienzo de carrera brillante en el conjunto hispalense. Si las lesiones respetan a los jugadores, el club de Nervión podría no necesitar reforzarse en esta posición.

En el lateral izquierdo la cosa cambia. El incansable Escudero se ha consagrado como capitán en Sevilla y uno de los pilares del cuadro hispalense. Su entrega con el club sevillano hace que sea uno de los preferidos de la parroquia rojiblanca y cuando es baja saltan las alarmas. En verano se trajo a un jugador que le diera algo de descanso, pero cuya ficha desapareció en invierno. Lionel Carole no rindió como se esperaba de él y en invierno se recurrió al mercado brasileño. Desde allí llegó un jugador con el cartel de promesa, Arana. El lateral aterrizó en Sevilla con el beneplácito de muchas voces autorizadas de Brasil, incluyendo a Roberto Carlos que aseguró que estaban ante su sucesor, pero los pocos minutos que ha disputado Arana no han dado para saber cuánto de acertadas eran esas declaraciones.

Cambios en la medular

La salida de N’Zonzi podría ser una realidad este año. Uno de los pilares de la plantilla del Sevilla podría decir adiós al que ha sido su club después de varios encontronazos con la directiva y la afición. Entre ellos destaca el que tuvo lugar cuando el centrocampista salió de fiesta tras perder el equipo la final de Copa frente al FC Barcelona. La baja del galo es una de las más duras que tendría que afrontar el club hispalense, ya que N’Zonzi es uno de los jugadores más completos de la plantilla.

Varios jugadores se han colocado junto a N’Zonzi esta temporada. Uno de ellos es Guido Pizarro. El argentino no ha demostrado la dureza que se esperaba de él y la afición ha dejado claro que no es de su gusto. Sin embargo el primer año del mediocentro debe servirle para que se acostumbre al juego de la Liga española. Otro de los jugadores que no han tenido muchos minutos es el alemán Geis. Un hombre de oficio que ha cumplido cuando se le requería. Cedido por el Schalke 04, podría seguir un año más en la entidad hispalense para continuar desarrollando su juego.

El otro jugador que ha disputado minutos en el pivote sevillista es Roque Mesa. El ex jugador de la UD Las Palmas llevaba en la agenda del Sevilla desde hace dos años. Cuando el club de Nervión por fin se hizo con sus servicios, en calidad de cedido, Montella decidió no contar con él. Hasta la llegada de Caparrós la grada sevillista no pudo ver el verdadero potencial del canario. El jugador quiere seguir en la capital hispalense y el club también, por lo que han llegado a un acuerdo hasta 2021.

Creación a ritmo de tango

Los mediocentros ofensivos del Sevilla son uno de los seguros de vida del club hispalense. Banega y Vázquez seguirán en el conjunto andaluz después del gran nivel demostrado en esta temporada. Banega ha vuelto con ganas de reivindicarse tras un año regular en el Inter. El argentino es el faro del Sevilla cuando peor está, pero también se nota cuando no está a su mejor nivel porque lo sufre el Sevilla, al igual que le pasa a su compatriota el Mudo. Vázquez fue muy criticado en su primera temporada, pero parece haber resurgido en esta segunda. La llegada de Montella ha tenido pocas cosas buenas, pero una de ellas es la mejoría del Mudo. El argentino ha ganado adeptos en Nervión y su continuidad parece segura.

El que está en la rampa de salida es el brasileño Ganso. Tras hacer un gran comienzo de temporada, desapareció de los esquemas de sus entrenadores. Desde Brasil plantean que podría volver a su país donde es un ídolo. La baja de Ganso podría obligar al club andaluz a reforzar esa posición con algún fichaje.

Sin extremos contundentes

La reconversión de Navas a lateral ha dejado a los extremos sevillistas en cuadros. Tan sólo tres jugadores para dos posiciones. Nolito volvió a la Liga para intentar demostrar que no había perdido su chispa. Sin embargo, el gaditano no es el mismo extremo que militó en el Celta de Vigo. Un año con más sombras que luces para el ex del City. En el otro lado de la balanza está Pablo Sarabia. El ex del Getafe llegó para quedarse y convertirse en uno de los puntales del Sevilla. Al final de temporada bajó su nivel debido al cansancio acumulado, pero aún así siguió siendo uno de los jugadores claves en la temporada del club hispalense. Su continuidad podría depender de si llega alguna oferta suculenta, ya que hay algunos clubes muy interesados en él.

Joaquín Correa pasó de héroe a villano en una temporada. Una de las grandes promesas del Sevilla parece haberse truncado. Pese a que es joven y todavía puede explotar, la grada de Nervión está empezando a cansarse. Su ansia por retener la pelota y su mala puntería de cara a puerta lo colocan como uno de los posibles descartes del club andaluz para la próxima temporada. La cesión del argentino podría ser una de las opciones que contemple la dirección del conjunto hispalense.

Urge puntería

Sandro ha sido uno de los descubrimientos de Caparrós. El delantero canario llegó en invierno, pero no ha contado con muchos minutos hasta la llegada del entrenador utrerano. Su entrega es una de las razones por las que la afición sevillista quiere que siga vistiendo la camiseta rojiblanca. Pese a no haber marcado ningún gol, es un jugador versátil que podría jugar tanto de delantero como de extremo. Otro de los jugadores que tiene asegurada su continuidad en Nervión es Ben Yedder. El máximo goleador del Sevilla esta temporada es uno de los favoritos de la grada y un hombre importante en los momentos claves. En dos temporadas ha conseguido meterse a la afición en el bolsillo a base de goles y buenas actuaciones.

La continuidad de Luis Muriel está en el aire. El fichaje más caro de la historia del Sevilla no ha cumplido lo que se esperaba de él. Pese a ser el máximo goleador del club hispalense en Liga, empatado con Ben Yedder, sus constantes fallos desquician a la grada del Sánchez Pizjuán y ser el jugador más caro de la plantilla es algo que pesa. Por eso, la directiva del Sevilla debería plantearse si seguir confiando en Muriel o darle billete de salida tras su primera temporada.

COMMENTS

WORDPRESS: 0