Monchi al comienzo de la presentación | Ana M Romero

Tras la derrota ante el Leganés en casa y lo complicado que se pone para el Sevilla la clasificación a la Champions, ya se puede decir que la planificación no ha sido la esperada. La plantilla que confeccionó Caparrós, que ya en su día dijo que no servía para ese puesto, cada vez muestra más carencias. A pesar de que al principio de temporada, cuando el Sevilla era líder de la Liga, parecía casi perfecta, el paso del tiempo ha hecho ver que eso no era así ni por asomo. Urge una limpieza en la plantilla.

Revolución en defensa

Todo hace indicar que el próximo mercado de fichajes va a ser muy movido. Los sevillistas confían en Monchi. Pero no es solo fichar a nuevas caras, sino buscarle equipo a jugadores que este año han rendido muy por debajo del nivel esperado. En portería Vaclík se ha ganado con creces seguir defendiendo la portería sevillista. Con Juan Soriano hay más dudas, puede que salga cedido para que siga creciendo. El nombre de David Soria vuelve a aparecer, y ejercer la opción de recompra por él es una posibilidad. La defensa es la zona que más carencias presenta y la que más limpieza necesita. Solo Navas, Carriço y Mercado han estado al nivel. Kjaer y Arana están más fuera que dentro y los nuevos fichajes no han conseguido asentarse del todo. En Wöber se confía, pues hasta la lesión no lo hizo mal. A Gnagnon se le sigue viendo en baja forma y si viene alguna oferta se estudiaría. Sergi Gómez ha sido de los que más minutos ha disputado, pero su rendimiento no ha dejado contento a nadie. El Escudero de la primera temporada ni está ni se le espera. Y la vuelta de Aleix Vidal demuestra que pocas veces las segundas partes son buenas. Por lo tanto, se esperan muchas altas y bajas en esta línea.

Mediocampo y delantera

En el centro del campo todo está a expensas de las renovaciones de Sarabia y Banega. El madrileño tiene muchas papeletas para salir, aunque la magia de Monchi podría conseguir que se quedara. La intención del club es que siga en el Sevilla durante muchos años. Con el argentino la situación es complicada. Sus continuas faltas disciplinarias unidas al bajo rendimiento de este final de temporada hacen pensar al club. Pero de lo que no hay duda es de su enorme calidad y compromiso. Con el Mudo pasa algo parecido que con su compatriota. Rog parece que volverá a Nápoles sin pena ni gloria. La continuidad de Amadou y Gonalons están en el aire y Roque sí seguirá en el club. La zona de ataque ha sido la mejor esta temporada, pero tampoco se quedará intacta. La llegada de Dabbur hace más que evidente la salida de André Silva. El israelí está en un momento de forma espectacular, con 35 goles en su casillero. Y el portugués parece que ya está pensando en el equipo en el que jugará la próxima campaña. Ben Yedder podría ser una de las grandes ventas del club este verano, aunque la intención del club es renovarlo y aumentarle la cláusula. Munir ha caído con muy buen pie. Y con Promes todo depende del nuevo entrenador. El que sí tendrá un papel importante la temporada que viene será el canterano Bryan, que está demostrando que vale para este equipo. El Sevilla necesitará la mejor versión de Monchi para que la limpieza sirva.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here