En la Junta de Accionistas celebrada ayer, el actual Consejo del Sevilla consiguió el apoyo en las cuatro votaciones que se realizaron. Las cuentas anuales fueron aprobadas con el 57,13% de los votos; la gestión del Consejo obtuvo el 55,11%; la distribución de resultados fue aprobada con el 56,47%; y, por último, la retribución del Consejo de Administración quedó aprobada con el 53,45%. Y otro hecho importante fue la entrada en el Consejo de Sevillistas Unidos 2020, una sociedad cuyo propietario nadie conoce, con sede en Estados Unidos, concretamente, en Delaware, a través de Nutmeg. Pero, además de los resultados de las votaciones, la Junta de Accionistas estuvo marcada por una atmósfera de crispación como hacía mucho tiempo que no se producía.

Ya al inicio de la reunión se produjo el primer encontronazo entre el presidente del Sevilla, José Castro, y el portavoz de Accionistas Unidos, Eduardo Arenas, cuando éste intervino para proponer un cambio en los puntos del orden del día y modificar el artículo 18 de los Estatutos del club, dedicado al blindaje del estadio y de la ciudad deportiva. El Consejo saliente rechazó la propuesta de cambio del orden del día de Arenas, pero este primer choque sirvió como vaticinio de lo que sería el resto de la Junta de Accionistas.

El nuevo Consejo

El ambiente en la Junta de Accionistas se fue caldeando conforme avanzaba la tarde y estalló con la elección del nuevo Consejo de Administración, cuando se vivió uno de los momentos más polémicos. El nuevo Consejo queda conformado por José Castro; Carolina Alés; Francisco Guijarro Raboy; Luis Galán; tres sociedades que representan a la familia Carrión, Sociedad de Gestores Técnicos Superiores, Financiera Carrión S.A y Grupo Familia Carrión S.L; Castro y Guijarro Alqueres y Construcciones S.L; y, por último, Sevillistas Unidos 2020. Además, las acciones de la familia Del Nido quedarán representadas con el ingreso de Nervión Grande S.L. Vuelve José María del Nido Carrasco y se mantiene Enrique de la Cerda.

El presidente del Sevilla afirmó que Sevillistas Unidos 2020 es una sociedad registrada en Madrid. Pero Francisco José López, accionista minoritario, se encargó de desmentir las palabras del máximo mandatario sevillista: “Nos hemos puesto en contacto con el señor que está detrás de Sevillistas Unidos 2020, que cuelga de una sociedad mucho mayor, y evidentemente no ha querido desvelar sus intenciones. Ustedes deberían saberlo”. Se trata de una sociedad que tiene relación con Nutmeg Accquisitions LLC y reside en Delaware.

Carolina Alés

Pero, si hay un tema que preocupa especialmente al sevillismo desde hace meses, es el de la posible venta del club. Este asunto figuraba en el punto 10 del orden del día y fue el que acabó destapando las intenciones de los dirigentes y destapó la ira de los presentes. En concreto, en el punto 10 se pedía la modificación del artículo 18 de los Estatutos para que la venta del estadio o la Ciudad Deportiva necesite un apoyo de al menos el 75% de las acciones y no del 50,01% como es actualmente.

Fue entonces cuando Carolina Alés realizó una desafortunada intervención, por las formas, y también dejó entrever que está abierta a una posible venta: “Con el paquete que represento, somos libres de vender las acciones o su paquete. Nosotros no vendemos el Sevilla o la ciudad deportiva. Yo soy libre y mi padre es libre de vender las acciones como estos sevillistas. ¿Por qué no han comprado esas acciones que ha comprado Sevillistas Unidos 2020? Ah, que no tenéis dinero”, adjuntó Carolina Alés.

Tras un cruce de acusaciones, en medio de una atmósfera de trinchera, la propuesta del punto 10 del orden del día fue rechazada por los accionistas mayoritarios, con el 33,22% de votos negativos. Solo el 8,99% votó a favor y se abstuvo el 57,6%.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here