Vincenzo Montella tuvo un gran dilema de cabeza ante las opciones que manejaba para suplir la baja de Jesús Navas. El entrenador italiano se mantuvo frío a la hora de no mover la zaga sevillista –tocó lo menos posible- con una defensa formada por Lenglet y Kjaer en el centro y unas bandas tomadas por Gabriel Mercado y Sergio Escudero.  Ese fue el plan de Montella para parar los contragolpes ofensivos del equipo dirigido por José Mourinho.

Con un centro de la  zaga liderado por Lenglet y Kjaer, y con las ayudas en defensa de Steven N’Zonzi, al conjunto de Nervión no le tembló el pulso para soportar los primeros minutos que se esperaban de asedio por parte del equipo de Manchester. Partido más que soberbio de Clément Lenglet, siempre con su marcaje individual Lukaku. El central francés no dejó respirar al delantero belga del Manchester United en todo el partido. Gran partido de Kjaer que su principal objetivo no era el de marcar a Lukaku sino que, se dedicó al anticipe del balón para evitar que el jugador rival contralara el balón de cara, y  poder llegar a encontrar a su delantero Lukaku siempre marcado por Lenglet.

En el costado derecho, Mercado hizo olvidar al lesionado Jesús Navas. La idea de Mourinho fue muy clara; crear peligro por banda con jugadores extremadamente rápidos y habilidosos. Mercado captó esa idea, se mantuvo muy polivalente en defensa evitando la más mínima opción de contra rival. El argentino desquició a Young, a Alexis Sánchez y a un Lingaard que buscaba siempre los demarques cuando este caía a banda. Pablo Sarabia completó también un partido redondo ayudando a Mercado en los asedios ofensivos del Manchester United.

Control del centro del campo

Mourinho mantuvo la idea de crear el peligro por banda. La consecuencia de aquella idea de Mourinho fue el control absoluto del centro del campo dominado en todo el momento por el Sevilla FC.  En la medular no hubo sorpresas. N’Zonzi completó un partido espectacular ayudando siempre a la defensa sevillista. El francés se mostró en todo momento soberbio cuando la defensa tenía apuros, siempre mostrándose para la ayuda del saque de balón y darle vivencia a un centro del campo que en todo momento fue sevillista. El partido Éver Banega –más de lo mismo que el de N’Zonzi- fundamental en las salidas de balón del conjunto dirigido por Montella llevando la batuta del partido en todo momento. Franco Vázquez fue el hombre que acompañó a Banega y N’Zonzi en la medular, le costó algo más entrar en el partido. La conexión Vazquez-Muriel no funcionó pero aun así, el partido de “el mudo” fue de menos a más.

La eficiencia de Ben Yedder

Poco necesitó el francés para abrir la lata del partido en el minuto 74. Montella apostó por cambiar a Muriel -cuyo partido fue algo regular- y colocar en la delantera a Wissam Ben Yedder. El entrenador italiano fue consciente que el equipo de Mourinho se estiró algo más hacia la portería rival. Montella pensó en un cambio revulsivo, un jugador veloz que rompiera la líneas defensivas del United. Ni dos minutos tardó el francés en marcar el 0-1 y desatar el éxtasis de una afición que veía como su equipo estaba logrando convertir un sueño en realidad. Cuatro minutos más tarde Ben Yedder por partida doble sentenció al Manchester. Otro zarpazo  que provoco el júbilo de éxtasis sevillista. Cinco minutos de Ben Yedder sobre el verde y dos goles. Dos goles para hacer historia y poder seguir soñando.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here