Cuando regresó a tierras sevillanas el León de San Fernando, ya se vislumbraba una renovación en la plantilla. Esta posibilidad se acrecentó con la llegada de Julen Lopetegui, quien dejó bien claro la importancia de fichar y subir el nivel. A Monchi no le gusta nada la plantilla actual ni los jugadores que se han ido fichando estos años. Prueba de ello que tanto Muriel como Promes, los dos fichajes más caros de las dos últimas planificaciones deportivas, ya han tomado la puerta de salida de la entidad. Los planes de Monchi es quedarse solo con cuatro jugadores. Ahora mismo el vestuario es un solar por construir.

En declive

Independientemente del rendimiento de la última temporada, si es cierto que hay una serie de nombres con gran peso en Nervión. El caso de Jesús Navas, Sergio Escudero o Daniel Carriço es sencillo, todos los capitanes seguirán en el plantel la próxima temporada. Lo complicado llega con los pesos pesados de Ben Yedder, Sarabia o Banega, quienes aún contando para la próxima temporada, lo normal es que no sigan. Ben Yedder ya ha declarado que se quiere marchar y Sarabia tiene los dos pies en el PSG, a falta de oficialidad. Banega, por su parte, está en declive y el club no ve con malos ojos que salga este verano. En cuanto al resto de la plantilla, Monchi los declara transferibles, si viene una buena oferta por ellos saldrán sin ninguna duda.

Confianza en Bryan

Bryan Gil Salvatierra, ese chaval de 17 años, ahora 18, que irrumpió como un huracán en el primer equipo esta última temporada. Un jugador rápido, con regate, y sobre todo, con mucho descaro. Es ese tipo de futbolistas que quieren el balón, no se achica ante los grandes y, aunque sea muy joven aún, ni Lopetegui ni Monchi lo quieren ver fuera del Sevilla FC. Por eso, la dirección deportiva quiere atarlo en corto y lo declara imprescindible para la temporada venidera.

Monchi, papel crucial

El Sevilla FC siempre se ha caracterizado por la garra y lucha de sus jugadores, el compromiso total por el club. Sin embargo, lleva varios años sin tener a ese Iborra o a ese Coke, futbolistas que dejan huella por su persona, por sentir el escudo más que nadie sin haber nacido sevillista. La ausencia de ese tipo de jugadores le ha pasado factura al cuadro nervionense, pues en los momentos difíciles nadie remaba hacia la buena senda. Por tanto, este año Monchi se quiere curar en salud y, para ello, dijo desde el primer día que ninguno de los tres capitanes se iría. A veces es más importante la entrega y el sentimiento que la calidad y la técnica, algo que el León de San Fernando sabe a la perfección.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here