La falta de altura y físico en la plantilla sevillista es uno de los grandes problemas de las últimas temporadas. Desde la salida de Unai Emery este es un aspecto que ha ido de mal en peor en el club. Han ido saliendo jugadores de gran presencia física y llegando jugadores de un perfil totalmente contrario.

Último de Emery

Estamos hablando de la última plantilla del Sevilla FC con una presencia física importante con jugadores de gran altura. El entrenador vasco apostaba realmente fuerte por esta faceta, entendiendo que el fútbol se domina principalmente desde esta faceta.

En esta plantilla de la temporada 2015/2016 el club de Nervión tenía una altura media de 1,83 metros. Pero realmente este dato no es no es el más importante. Lo que más destacaba de esta plantilla es el número de jugadores por encima del 1,90 de altura. En concreto hablamos de seis jugadores. Steven Nzonzi (1,96 m), Sergio Rico (1,94m), Fernando Llorente (1,93m), David Soria (1,92m), Adil Rami (1,90m)y Vicente Iborra (1,90m). A estos nombres podemos además sumarle el de Federico Fazio (1,95m) que llegó en el mercado de invierno. Y también cabe destacar la presencia de jugadores que, a pesar de no estar por encima del 1,90, si que tenían una presencia física tremenda en el terreno de juego. Jugadores como Krychowiak (1,86m) o Vitolo (1,85).

Sampaoli, el cambio

Con la salida de Unai rumbo al PSG, Monchi decidió hacer un cambio total de estilo. Para ello confió en la figura de Jorge Sampaoli, un estilo opuesto al del vasco. Como era de esperar esto supuso una remodelación en la plantilla, donde los jugadores de calidad tendrían prioridad sobre los físicos. La altura media de la plantilla se mantuvo prácticamente igual pero, como dije anteriormente, ese no es el dato clave.
Salieron de la plantilla jugadores como Llorente y Krychowiak, y se apostó por jugadores diferentes en sus posiciones como Vietto, Ben Yedder o Kranevitter. A pesar de todo, y del cambio de sistema, los jugadores mas físicos que se mantuvieron de la etapa anterior consiguieron equilibrar la plantilla, aunque a muchos no les favorecía el nuevo estilo de juego.

Después de Monchi

Durante las dos últimas temporadas, ya sin Monchi en la dirección deportiva, el Sevilla a seguido una dinámica de perdida de altura. Si bien durante la temporada 2017/2018 la media no bajó demasiado (se mantuvo al rededor del 1,80) esta última temporada si que la perdida de altura ha sido realmente preocupante.

En la temporada 2017/2018 salieron jugadores como Iborra, Rami o Vitolo. En cambio se mantuvieron jugadores de etapas anteriores como Soria, Rico o NZonzi, así como algunos que llegaron con Sampaoli, como Correa (1,88m), Franco Vázquez  o Lenglet (ambos 1,86m). También llegaron Kjaer (1,90m) y Pizarro (1,86). Es por ello que la media no bajó demasiado, pero si podemos observar como los jugadores por encima del metro noventa empiezan a ser escasos, muy lejos de lo que pesaba en la etapa de Emery.

El problema se agrava durante la temporada pasada. Salen los últimos retales que quedaban como Nzonzi, Rico, Soria, Correa y Lenglet. Y lo peor de todo es que los jugadores que llegaron no consiguieron tapar esta pérdida de físico. Los fichajes con mayor altura fueron los de Amaou (1,84m) y Gnagnon (1.83m). Solo una de la incorporaciones ronda el metro noventa de altura, el portero Vaclik (1,89m). En definitiva una baja de altura considerable que situó la media del equipo por debajo de 1,75 metros de altura, muy lejos de los 1,82 metros que tenía la plantilla con Unai Emery hace tan solo tres temporadas.

Proyecto 2019/2020

No cabe duda de que Monchi es absolutamente consciente de este grave problema. Es por ello que su nuevo proyecto tiene como uno de los objetivos recuperar ese físico y altura que tanto se echa de menos. Lo está demostrando con los fichajes que llegan y los que suenan para venir.

Por ahora entre los fichajes de Monchi encontramos al central Diego Carlos (1,86m), al centrocampista Joan Jordan (1,85m), y cercano a cerrarse el traspaso del delantero holandés Luuk de Jong (1,88m).  Jugadores que además de la altura tienen una tremenda presencia física y potencia en el campo. También podemos añadir el interés que hay en varios futbolistas como Koundé (1,84m) o Erik Pulgar (1,87m).

En definitiva el Monchi tiene claro que el Sevilla debe recuperar el músculo que ha ido perdiendo paulatinamente durante las últimas temporadas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here