En una temporada de LaLiga que no está dejando indiferente a nadie el Getafe sigue ilusionando, barriendo esta jornada al Sevilla FC tras un 3-0. No le salió nada al equipo de Caparrós. Aparte de sufrir cambios en el equipo titular, influyeron negativamente las decisiones (justificadas) del VAR.

Tapando agujeros

El técnico utrerano llegaba al Coliseum Alfonso Pérez sin poder contar con Pablo Sarabia, Gonalons, André Silva y Carriço. Se vio obligado a recurrir a cambios, renovando totalmente el equipo titular de la jornada anterior y formando la pareja de centrales con Sergi Gómez y Kjaer y desplazando al lateral derecho a Mercado. Una defensa que fue asfixiada por los delanteros del equipo azulón y que estuvo mermada por las tarjetas, siendo expulsado incluso Escudero al borde del descanso. En el centro del campo, Banega echó demasiado en falta a Gonalons. El argentino estuvo acompañado de un Amadou condicionado por amarilla desde el principio del encuentro. En la segunda parte, el centro del campo consiguió más equilibrio tras la entrada de Roque Mesa. Y arriba Ben Yedder y Munir acusaron la baja de Sarabia, pues no había nadie que hiciese de enlace entre en el centro del campo y el ataque.

Internadas de Navas

El de Los Palacios estuvo más desaparecido en la primera parte, pues ocupando la posición de extremo derecha no contaba con los espacios suficientes. Ya en la segunda mitad, jugando de carrilero, se pareció más al de siempre, incansable en las llegadas al área con sus cambios de velocidad característicos y además provocando una tarjeta roja. Por eso fue el jugador sevillista más desequilibrante en el encuentro.

Amplio tarjetero

Mateu Lahoz tuvo un partido complicado, en el cual tuvo que acudir al VAR dos veces para evaluar dos jugadas decisivas. Acertó en ambas, aunque el elevado número de tarjetas destacó por encima de todo. Hasta cinco amarillas sacó en apenas 33 minutos de juego, expulsando en la última jugada a Escudero tras una mano en el área. Algo que mermó en exceso a las filas sevillistas, que acabaron la primera parte estando más pendientes del arbitraje que de el partido en sí. Incluso, Monchi bajó en el descanso para calmar los ánimos de los jugadores.

Difícil, no imposible

La derrota ha hecho mella en el estado anímico del equipo, ya que el Getafe vuelve a colocarse en la cuarta plaza y además con la diferencia de goles a favor. Además, el Valencia ganó su partido, por lo que madrileños y valencianos ocupan la cuarta y quinta plaza, respectivamente, y desplazan al Sevilla hasta el sexto puesto, a dos puntos de esa ansiada posición. Caparrós y su cuerpo técnico deberán de rearmarse para afrontar el siguiente partido liguero ante el Rayo Vallecano, en el cual no se pueden permitir fallar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here