Luuk de Jong remata un balón en la victoria ante el Granada | Imagen: La Colina de Nervión
Luuk de Jong remata un balón en la victoria ante el Granada | Imagen: La Colina de Nervión

La posición de la delantero es una de las más complicadas del fútbol. Acertar a la hora de fichar a un goleador de garantías es una ardua tarea para la dirección deportiva. Monchi ha elegido a dos para suplir a Ben Yedder, quien ha dejado una gran cantidad de goles en sus tres años como sevillista. Luuk de Jong y Javier ‘Chicharito’ Hernández. Además de Dabbur, firmado por Caparrós.

Luuk de Jong, titular

Los tres delanteros son conocidos por su capacidad goleadora. Son futbolistas que llevan el gol en las venas y que han conseguido un gran número de tantos en su carrera deportiva. Aun así, los tres tienen característica muy distintas. Luuk de Jong es un rematador. Un delantero de primer toque. Perfecto para las jugadas ensayadas y para recibir de espaldas a la portería gracias a su gran envergadura. Fue el máximo goleador de la Eredivisie la temporada pasada.

Dabbur y Chicharito, alternativas

Dabbur es un delantero con más movilidad. Capaz de hacer una jugada él solo y acabar consiguiendo el gol. Es bastante más ágil que de Jong, cae a banda y de bajar a recibir para dar apoyo a la hora de sacar el balón jugado. Chicharito’ es un ratón de área. Cualquier mínima oportunidad que encuentre en el área va a ser un peligro si está cercano a la zona de acción. Ha metido goles de todos los colores.

Múltiples opciones

El Sevilla y Julen Lopetegui tienen tres delanteros para tres tipos de partidos. En un partido en el que vaya perdiendo y se centren gran cantidad de balones en el que esté Luuk de Jong. Ante un equipo en el que tenga que ir a la contra y buscarse la vida como Dabbur. Por último, en un partido en el que la eficacia no sea la mejor o el portero rival esté muy inspirado para que ‘Chicharito’ cace algún rebote. Pueden jugar, incluso, juntos. De Jong y el Chicharito puede ser una conexión letal, ya que el holandés fija mucho a los centrales y hace que el mexicano esté más liberado para poder quedarse solo en el área o cazar algún remate desviado del Luuk de Jong.

El Sevilla y el sevillismo deben estar tranquilo. Los tres tiene el gol en la sangre. Más pronto que tarde empezarán a engrasar la máquina goleadora.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here