Las esperanzas y aspiraciones del Sevilla de Caparrós de cara a la Champions pasaban por el José Zorrilla. Después de los pinchazos de Alavés y Valencia, era la ocasión perfecta para dar un paso firme en la clasificación y no perder de vista al Getafe, cuarto clasificado. El Valladolid por el contrario necesitaba la victoria para alejarse de la zona de descenso. Finalmente, tras un partido disputado, el Sevilla se llevó el gato al agua.

El VAR, decisivo

La primera mitad del encuentro fue de menos a más. Un comienzo tímido por parte de ambos conjuntos hizo que el juego se concentrara en el centro del campo, lejos de ambas porterías. Tuvo el Valladolid ocasiones muy claras de la mano de Keko, pero la falta de acierto del conjunto pucelano hizo que el Sevilla no encajara ningún gol. El Sevilla por su parte se bastó de una ocasión de Mercado que acabó en el travesaño para implantar el miedo en el área rival.

La más clara sin embargo la tuvo Ben Yedder. El francotunecino cabeceó en el 32 un córner botado por Sarabia y el balón acabó en el fondo de las mallas. No obstante, Sánchez Martínez de la mano del VAR anuló el tanto por una falta en ataque de Franco Vázquez. La primera mitad finalmente concluyó en tablas.

Sustituciones clave

Comenzó la segunda mitad con un ritmo altísimo. Una ocasión clarísima de Ben Yedder y un posible penalti sobre Mercado que el árbitro no señaló serían la carta de presentación de un sevilla mucho más ofensivo. Acertó con los cambios Joaquín Caparrós. Roque Mesa y Bryan Gil se mostraron decisivos en el devenir del encuentro. Finalmente los noventa minutos concluyeron con 0-2, dos tantos fruto, en gran parte, de estos dos revulsivos.

Goles tardíos

El primer gol sevillista en Valladolid llegó de la mano de Roque Mesa. Apenas cuatro minutos después de ser sustituido, se adueñó del balón en el borde del área rival y tras esquivar a dos defensores pucelanos, encajó el balón en el fondo de la portería de Masip. El segundo tanto fue obra de una descomunal carrera de Promes y Bryan Gil. El joven canterano entregó el balón al pie de Munir, que definió a placer.

Espera el derbi

El balance global del encuentro fue muy positivo. Esta victoria da un subidón de moral al cuadro de Caparrós, que pone desde ya sus miras en el derbi. Los casi 800 aficionados sevillistas desplazados al José Zorrilla pudieron disfrutar de un encuentro en el que su equipo lo dió todo. El partido concluyó además con cánticos haciendo referencia no sólo al derbi, sino también a la Semana Santa sevillana, síntoma claro de que las próximas fechas están marcadas en rojo en los almanaques y calendarios de toda una ciudad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here