Desde que el Sevilla FC retomara el juego tras el parón liguero, la victoria del equipo es un reto cuesta arriba. El mes de octubre no está reflejando los mejores resultados. El Valencia CF dio ayer un baño (4-0) a los sevillistas que dejó mermado al equipo y a Eduardo Berizzo bajo el peso de la duda.

Atragantados con la derrota

El Sevilla FC regresa de Mestalla sin los tres puntos y con un sabor amargo. Los primeros minutos de juego transcurrieron con un gran ritmo propio de un duelo de titanes. Valencia y Sevilla presionaban a toda velocidad, llegando a la portería rival y ejecutando tiros que se perdían en la línea de meta. Pero solo hizo falta un gol de Guedes, al final del primer tiempo, para que el partido se volviese en contra de los sevillistas.

Los nervionenses no estuvieron rápidos en los contragolpes a los que los valencianos supieron sacarle partido. La carrera de Guedes dejó atrás a una defensa que se vio sorprendida con los recortes del portugués. Sergio Rico evitó el gol del equipo rival en varias ocasiones, pero los valencianos sacudieron su portería como torbellinos. Los de Marcelino ganaron en velocidad a los sevillistas y las ocasiones de Muriel se vieron taponadas. Faltaron claridad y control en los pases. La presión del Sevilla FC fue venciendo por momentos en los que la balanza anunciaba la victoria del Valencia CF.

No obstante y a pesar del resultado, los sevillistas mantuvieron la lucha hasta el final. El 4-0 iluminaba el marcador en Mestalla y un vencido Sevilla FC seguía peleando. Muriel se hizo notar en los primeros minutos del partido. El colombiano, atento a los errores del Valencia CF, condujo el balón a la portería sin éxito. Los sevillistas lo intentaron, pero no lograron imponerse en Mestalla. Otra derrota que se le atraganta al Sevilla FC en la cuesta de octubre.

Banega lo tuvo difícil

Ever Banega no pudo hacer el juego al que el equipo está acostumbrado. El argentino ha sido el arquitecto de estrategias que han dado al Sevilla FC una buena posición. Pero esta vez, a pesar de sus buenos intentos, el mediocentro estuvo solo. Muriel recibió algunos balones que no llegaron a buen puerto. Navas y Nolito trataron de avivar el juego por las bandas. Sin embargo, el Sevilla FC no hizo ayer su mejor partido. Tampoco Escudero consiguió tapar los fallos de la defensa. Los sevillistas notaron la ausencia de N’Zonzi en un campo que Lenglet, lesionado, no tardó en abandonar.

El despiste de Kjaer

Simon Kjaer repetía titularidad con su compañero Lenglet tras el partido en Moscú. El danés había jugado 5 partidos y 450 minutos con el equipo. Pero ayer, Kjaer no tuvo su mejor actuación. Las contras fueron como un vaso de agua fría para el danés, que se vio superado en velocidad. El defensa perdió en el uno contra uno frente a Simone Zaza cuando el delantero se deshizo de él con facilidad para anotar el segundo tanto. El danés no estuvo fresco y cayó en el error. El equipo de Berizzo no fue capaz de frenar el ataque acelerado de los de Marcelino, que acabó arrasando a los sevillistas con un 4-0.

La derrota ante el Valencia deja al equipo tocado y hundido. El conjunto hispalense todavía no se había recuperado de la goleada en Moscú (5-1). Después de jugar tres partidos fuera de casa, el Sevilla recibirá al Leganés el próximo sábado. Ahora toca despejar la mente y pensar en el nuevo encuentro, aunque Eduardo Berizzo se enfrenta a uno de los peores momentos desde que aterrizó en el Sevilla FC.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here