Sarabia remata y anota el primer gol del partido | Imagen: UEFA

Noche de las importantes, de las que culminan un día en el que la adrenalina y la ansiedad por el pitido inicial, acompañan al aficionado desde primeras horas de la mañana. Sesenta años después, el Sevilla volvía a los cuartos de Champions. En frente, el Bayern de Múnich, con un lleno absoluto en las gradas y con unos 2700 aficionados visitantes. Los de Montella, con la posibilidad de hacer historia. Los visitantes, con la obligación de demostrar su superioridad, pero conscientes de que tenían enfrente a un rival que ya había eliminado a otros equipos grandes de Europa. El técnico italiano puso como novedad a David Soria, sentando a Rico en el banquillo, y suplió la baja de Banega alineando a Pizarro junto a Nzonzi. Los bávaros salieron sin James Rodriguez y con un tridente atacante formado por Müller y Ribéry en las bandas y el temido Lewandowski en punta.

Comienzo intenso

El partido comenzó con mucho brío por parte de ambas escuadras, pero con más presencia en ataque del equipo germano, que fue responsable del primer disparo a puerta y de los primeros saques de esquina. En el minuto 11, un fantástico contragolpe conducido por Correa acabó de la peor manera. En la luna del área, Vázquez perdió el balón ante la defensa alemana. El argentino pidió falta por un manotazo en la cara, pero el árbitro no la concedió. A continuación, varias jugadas de mucho peligro para el Sevilla e incluso un penalti reclamado por falta a Correa. El trencilla estimó que se tiró y le mostró la cartulina.

En el minuto 20 la tuvo clarísima el Sevilla para adelantarse en el marcador. Tras un balón colgado al área por Escudero, Ben Yedder se la dejó franca a Sarabia a la altura del punto de penalti y este, solo ante el portero aleman, le pegó con pa pierna diestra de rosca y la mandó fuera por el palo largo. Clarísima oportunidad marrada por el pequeño atacante sevillista. En el minuto 32, Escudero puso otro balón sobre el área y el esférico llegó a Sarabia, que se deshizo del defensa y solo, de nuevo, ante el portero Ulreich, esta vez no falló y la mandó al fondo de la portería. Jolgorio y algarabía en Nervión. No tardó mucho el Bayern en igualar la contienda. En el minuto 37, Ribéry culminó un contragolpe aleman disparando a puerta. Su lanzamiento, no muy fuerte, golpeó en Navas y el rechace pilló a contrapié a Soria, que la desvió, pero no lo suficiente para que el cuero no traspasara la línea. El Sevilla se encontró con un tanto en contra, sin merecerlo, en una jugada absurda. Con empate en el marcador y sin más oportunidades reseñables se alcanzó el descanso en Nervión.

De más a menos

El segundo tiempo empezó con susto. Disparo seco desde la luna del área realizado por Ribéry que se marchó fuera tras rebotar en la defensa. Un minuto después la tuvo el Sevilla. Balón al hueco por el carril del 8 para el desmarque de Correa que salió disparado hacia la portería, al ingresar en el área, pasó el balón al punto de penalti, donde esperaba Vázquez para rematar, pero el defensa del Bayern se anticipó, robándole al Mudo el gol de sus botas.

En el minuto 66, otra llegada con peligro del Bayern, que culminó un contragolpe con remate de Javi Martínez. El disparo, con mucho peligro, fue despejado por un inspirado David Soria. El equipo de Heynckes dominaba el juego y el balón en esta segunda parte. En el minuto 68, Thiago marcó el segundo para los alemanes. Un balón centrado al segundo palo por Ribéry fue rematado a bocajarro por el hispano-brasileño desde la esquina del área chica. Soria lo trató de despejar, pero no pudo evitar que, de nuevo, se alojara en su portería el esférico. Al Sevilla no le duraba nada la posesión y se mostraba sin ideas, sin fuerzas y desanimado para descontento de la grada. En el minuto 80, un destello en ataque del Sevilla propició que Nzonzi disparase desde fuera del área, pero su lanzamiento se fue rozando el palo corto de Ulreich. Dos minutos después, en el 82, Sandro sacó un potente disparo desde la esquina del área que casi sorprendió al meta bávaro. En el córner que siguió a la jugada, se disipó el peligro, pero parecía que los cambios habían hecho que los de Montella despertasen de nuevo en el partido. Sin embargo, eran más ganas que acierto lo que ponían los sevillistas sobre el césped y con la derrota por la mínima se llegó al final del encuentro.

Toca intentar la machada

Mal resultado para el Sevilla, que tendrá que intentar levantar en Múnich un marcador adverso si quiere seguir paseando el nombre de la ciudad por la Champions League. El equipo fue de más a menos y tendrá una papeleta muy complicada en Alemania, pero ha demostrado que puede ser superior a todo un Bayern de Múnich y que tendrá posibilidades si sabe aprovechar las ocasiones que tenga en tierras germanas. Ahora, en Liga toca visitar al Celta y tratar de arañar puntos para recuperar la plaza europea que le ha arrebatado el eterno rival en la tabla clasificatoria.

Ficha técnica

Sevilla FC (1): David Soria, Navas, Kjaer, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Pizarro; Sarabia, Vázquez, Correa (Sandro, min. 78) y Ben Yedder (Muriel, min. 80).

Bayern de Múnich (2): Ulreich,Kimmich, Boateng, Hummels, Bernat (Rafinha, min. 46); Vidal (James Rodríguez, min. 36), Javi Martínez, Thiago; Müller, Ribéry (Robben, min. 79) y Lewandowski.

Árbitro: Daniele Orsato (ITA). Amonestó a Ribéry (min. 13), Correa (min. 15), Bernat (min. 34)

Goles: 1-0, Pablo Sarabia, min. 32. 1-1, Navas (p.p.), min. 37. 1-2, Thiago, min. 68.

Incidencias: Cielos despejados y 18º de temperatura para una noche espectacular de fútbol en Nervión. 40.610 espectadores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here