Teresa Rey es el cuarto fichaje del Sevilla FC en lo que va de mercado de verano. Llega tras las incorporaciones de Pancha Lara, Noelia Ramos y Toni Payne. La mediocentro lleva toda su vida jugando en casa y ha llegado el momento de salir fuera para «madurar como persona y como jugadora», según ha declarado a los medios del club nervionense.

Inteligencia táctica

A los cuatro años fue a parar a la SD Ejea y en 2013 marchó al Zaragoza. Pronto comenzó a disputar algunos encuentros con el primer equipo, hasta que hace dos temporadas pasó a formar parte importante de este. Ahora, con 21 años, ha llegado a la capital andaluza para crecer profesionalmente siendo la primera vez que marcha fuera de su tierra. Además, ha vestido la camiseta española en las categorías inferiores varias ocasiones (Sub-16 y Sub-19). Se trata de una jugadora disciplinada y con inteligencia táctica, por lo que es una buena baza para Paco García y Sergio Jiménez. Donde más cómoda se encuentra es en el mediocampo, en la zona de creación y, asegura, «es ahí donde me gustaría estar siempre»

El ‘nunca se rinden’

Esta temporada fue la artífice de uno de los goles que el Zaragoza marcó en la Ciudad Deportiva del Sevilla FC. Ese encuentro, que concluyó con un 3-2 muy sufrido para las hispalenses, comenzó siendo uno tranquilo para las sevillistas, que en el minuto 36 ya habían cosechado el 3-0 (dos tantos de Jenni Morilla y uno de Olga Carmona). Sin embargo, un penalti de Maite Albarrán -que fue castigada con la roja directa-hizo que antes del descanso Teresa Rey hiciera el 3-1 para las suyas. La segunda parte fue muy vertiginosa, sobre todo cuando Macarena Portales puso el 3-2 en el minuto 64. Sobre ese partido, Teresa Rey ha declarado que le gustó cómo las jugadoras sevillistas lucharon «desde el minuto 1 hasta el pitido final», «cómo no daban el partido por perdido y el entusiasmo de ganar y de hacer las cosas bien».

Dejarse enseñar

Lo que la hizo fichar por el conjunto nervionense «fue la gran temporada que se habían pegado, la posición en la que quedaron, la imagen que dieron a los demás equipos, la piña que hay entre entrenadores y grupo, el ambiente y, sobre todo, las ganas de trabajar«. Es humilde y sensata al asegurar que aún tiene mucho margen de mejora, y que viene «con la idea de aprender como jugadora y como persona». Se trata de su primer año fuera y quiere «dejarme enseñar» además de ayudar a que el Sevilla FC logre su objetivo de superar la posición en la que quedaron en la temporada 2017/18.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here