Sobre el papel, empate justo en Vitoria

Sobre el papel, empate justo en Vitoria

En un igualado partido, casi todos los aspectos estuvieron repartidos justamente. 

Gonalons es alta, Ben Yedder y André Silva siguen ausentes
El futuro de Ben Yedder, en el aire
Machín: “Tenemos que ser un equipo dominador”

El Sevilla empató ante el Deportivo Alavés en Mendizorroza por 1-1. Un empate que propició la recuperación del liderato de La Liga Santander por parte del FC Barcelona pero que mantiene al Sevilla al acecho a un solo punto de los azulgranas. El reparto de puntos fue justo y los datos del partido así lo reflejaron, ni Alavés ni Sevilla merecieron llevarse la victoria por encima del otro.

Ocasiones repartidas

Ninguno de los dos equipos gozaron de un mayor números de oportunidades para hacer gol y al finalizar el partido, ambos habían realizado tres tiros a puerta, además de seis fuera del marco por parte del Alavés y diez del Sevilla. Eso sí, el cuadro local estrelló el balón con el poste en los últimos compases del partido y el Sevilla dispuso de una buena ocasión a los pies de Ben Yedder en el primer tiempo.

Asimismo, Pacheco y Vaclík realizaron dos paradas cada uno y solo en los saques de esquina, el Sevilla salió un poco más desmarcado. El Alavés botó tan solo dos córners por cinco del Sevilla, quien sí pudo disfrutar de más ocasiones a balón parado.

Sin dominador

Si las ocasiones se repartieron equitativamente, la posesión del cuero también estuvo muy dividida entre ambos equipos. Sin un claro dominador del partido, el reparto del esférico acabó con un 45% para el Alavés y con el 55% restante para el Sevilla. Los de Machín dispusieron algo más el balón pero no llegaron a monopolizarlo y el Alavés hizo su juego con el cuero en los pies.

Otros datos

Una estadística donde el Alavés acabó por debajo del Sevilla fue en las faltas cometidas. Los babazorros realizaron 21 faltas y el Sevilla, 14. No fue un partido demasiado trabado pero sí donde el Alavés cortó el juego en numerosas ocasiones para evitar las combinaciones nervionenses. Estas interrupciones derivaron en tres tarjetas amarillas para cada equipo, matizando que la mostrada a Pablo Sarabia fue cuando el sevillista estaba en el banquillo.





COMMENTS

WORDPRESS: 0