A Monchi le está costando vender a los jugadores más prescindibles de la plantilla. Sí pudo hacerlo con Corchia al RCD Espanyol. Sin embargo, los nombres de Kjaer, Gnagnon, Arana, Sergi Gómez o Sergio Rico, quienes han quedado fuera de la lista de convocados para el encuentro en Granada, continúan apareciendo en el plantel sevillista. El mercado de fichajes tiene los días contados y los mencionados no disponen de ofertas firmes por sus servicios.

Buen cauce

En el caso de Sergi Gómez las negociaciones iban por buen cauce con el CSKA de Moscú, aunque parecen estar estancadas, sobre la mesa queda una cesión con opción a compra. Anteriormente, llegaron al futbolista catalán ofertas del Atalanta y se interesaron por él equipos de la Premier League (Watford y West Ham).

Lo invertido

Lo cierto es que lo invertido por jugadores como Gnagnon (14 millones de euros), Sergi Gómez (4´5 millones), Kjaer (13 millones) y Arana (9 kilos, por el 80% del pase), no ha dado sus frutos. Los futbolistas no han sido capaces de dar la talla y ahora no entran dentro de los planes de Lopetegui. El alto sueldo de cada uno de ellos no los invita a abandonar su puesto en el Sevilla FC y los equipos no muestran un interés desmedido en ninguno de los casos.

Propuestas poco convincentes

Las pocas propuestas que han ido apareciendo no terminaban de convencer a ninguna de las partes y terminaron desechándose. Entre ellas, han sonado equipos como Real Valladolid o el próximo rival a medir del Sevilla, el Granada. El conjunto vallisoletano se interesó por los servicios de Arana, pero solo estaban dispuestos a llegar a una cesión sin opción a compra.

Prescindibles, sin ofertas

Arana no quiere ir a ningún club que no juegue en España y eso entorpece aún más los movimientos que puedan hacerse con respecto a su futuro.  Gnagnon no termina de convencer en Nervión y la entidad sevillista considera que el futbolista necesita minutos, confianza. Ya avisó a su agente de que lo mejor para todos sería que marchara cedido a otro club que pudiera ofrecérselo.  Por su parte, Kjaer no quiso regresar al Fenerbahçe y siguió entrenando bajo las órdenes de Lopetegui. A expensas de ver lo que ocurre con su futuro se encuentra también el guardameta Sergio Rico, tras un año en la Premier como cedido.

Todos cuentan con dorsal, pero solo queda una ficha libre. Si Monchi consigue los fichajes que tiene previsto y Pozo consigue una ficha profesional, los futbolistas quedarían fuera. Sin otra opción más que ver a su equipo desde la grada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here