Otro de los culebrones del verano llegan a su fin. Y es que Jesús Navas pasa a ser jugador del Sevilla a todos los efectos. El palaciego firma por tres temporadas un pasará a tener una ficha de 2’2 millones de euros netos anuales. El equipo de Nervión cierra así un viejo anhelo y se confirma el regreso del campeón del Mundo a casa tras cuatro temporadas en el Manchester City.

Su participación con los Sky Blues fue decreciendo con el paso de la temporada hasta pasar a un segundo plano. Por ello, el de Los Palacios decidió no ampliar su compromiso con el cuadro que dirige Guardiola y cambiar de destino. Tras pasar a ser agente libre, la primera opción del extremo fue la vuelta al Sevilla. Otros equipos como la Roma, donde Monchi intentaría convencerle, la Lazio o el Besiktas intentarán separar a Navas del Sevilla. No obstante, el palaciego ha puesto todo de su parte para regresar al barrio de Nervión y vestir la camiseta del Sevilla en una segunda etapa. Tanto el futbolista como el club llegaron a un punto donde la oferta ofrecido convencía al palaciego, pero la operación se truncó por terceras partes.

Bahía, el gran impedimento

La agencia de futbolistas que tiene como cliente a Jesús Navas entorpeció la negociación. Entre muchos otros futbolistas, dicha agencia representa también a Vitolo. En este caso, Bahía quería la palabra del Sevilla de que no emprenderían acciones contra la agencia de representación por la marcha de Vitolo al Atlético de Madrid, a la UD Las Palmas en la primera parte de la temporada. El fichaje de Navas se antojó como una moneda de cambio entre el Sevilla y Bahía. Sin embargo, en la mañana del viernes, Margarita Garay (Bahía), Jesús Navas y su padre se encontraban en el Sánchez-Pizjuán cerrando los últimos detalles del fichaje de Navas. Finalmente, el hijo pródigo nervionense ha vuelto a casa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here