Saquen lo que tienen

Saquen lo que tienen

Así fue la octava jornada de la Liga Iberdrola
Duelo vital ante el Valencia para acercar la salvación
Jenni Morilla suma y sigue

Resiliencia: dícese de esa capacidad de reponerse de una situación traumática. No es la muerte de un ser querido, ni mucho menos, pero ayer en la Ciudad Deportiva Sevillista la frustración y la mala suerte cayó con más fuerza que el diluvio (gran protagonista del encuentro). Cuando las sensaciones que quedan en el terreno de juego son positivas, cuando juegas mejor que el otro, cuando lo haces mejor que nunca, pero, aún así, la fortuna no quiere acompañarte, te frustras. Cuando no se encuentran respuestas, te frustras. Cuando sales en el 70 y pico, y en una de tus mayores jugadas ofensivas un charco te hace resbalar, te frustras. Cuando la acción arbitral tampoco acompaña, te frustras.

El equipo lucha, el equipo tiene talento, el equipo tiene calidad para estar en un sitio muy diferente. Si tan solo la suerte hubiera querido, la situación no sería esta. No hay día en que no se repita esa máxima tópica de que el fútbol es cuestión de goles. Se vio ayer. Hasta tres palos, una gran parada de Mariajo y un saque de un disparo de Toni Payne que estaba cantado bajo palos de la defensa perica, hicieron que el partido no marchara al descanso con un mínimo de 2-0. Se luchó en la segunda mitad, mucho, pero en una de las escasas ocasiones de las visitantes llegó un gol que rompió, como con la lluvia, los esquemas. Se siguió intentando, por aquello de que ‘nunca se rinden’. Pero el daño causado por el tanto abrió una grieta anímica en el conjunto que dirigen Paco García y Sergio Jiménez.

Quizás el post partido fue el momento más duro y difícil para todas. Un equipo que, derrumbado, marchaba consciente de que había caído en descenso. Siendo consciente también de que no lo merece. Porque es cierto, no lo merece. Pero todas ellas, cuando al fin se descargaron y llovieron más que el día, dieron una lección infinita de compostura. Primero Noelia Gil y Maite Albarrán dieron la cara por su equipo en zona mixta, con declaraciones modestas y nada pesimistas. Luego, las redes sociales se inundaron de mensajes de autoapoyo. Porque las nuestras ya tienen ese veneno sevillista de seguir, levantarse, desde las que llevan desde hace cuatro años defendiendo el escudo, pasando por las de cantera e, incluso, por las más nuevas como una Karen Araya que con una cita del gran Rocky Balboa dio aliento a las suyas a través de Instagram.

El Sevilla tiene talento, tiene calidad, deja buenas sensaciones y, hasta no hace mucho, tenía esos goles tan necesarios ahora. Además de todo eso, nuestras jugadoras tienen la capacidad de resiliencia. Saldrán del bache y afrontarán un calendario muy justo y complicado, porque pueden, pero, sobre todo, porque saben que pueden.





COMMENTS

WORDPRESS: 0