Hace apenas veinticuatro horas, desde France Football se hacían eco de la noticia de que la Real Sociedad y el Sevilla F. C. estarían tras los pasos de Allan Saint-Maximin, otro nombre más que se añadiría a la ya larga lista de arietes pretendidos por el club andaluz. Y es que, a nueve días de que el mercado de fichajes cierre sus taquillas, la secretaría técnica sevillista ve agotadas ya muchas de sus opciones y necesita abrir su campo de alternativas.

Deseos de otro delantero

A pesar de que hasta el momento la plantilla ha rendido a buen nivel en todos los encuentros, Caparrós, consciente de que esta temporada vendrá cargada con altas dosis de competitividad, quiere dejar a disposición de Machín un elenco de futbolistas capaces de rendir al nivel de las exigencias en que el Sevilla se verá envuelto. Precisamente por esto, reforzar la delantera con efectivos es una prioridad, y si bien es verdad que Allan Saint-Maximin debe considerarse más una joven promesa que un jugador consolidado, también lo es que su llegada podría ser una buena forma de cumplir con el objetivo de dotar de calidad la línea de ataque. Aunque el Niza no ha fijado ningún precio hasta el momento para su salida, su llegada desde el Mónaco por 10 millones hace intuir el precio de partida y las cifras entre las que la Real y el Sevilla se moverán en su afán por hacerse con el francés.

Una buena opción

Con 21 años de edad y 173 centímetros de altura su posición natural es la de extremo derecho cayendo a la posición de delantero. Su altísima punta de velocidad y su capacidad de desborde hacen del galo un auténtico puñal en la zaga rival, tal y como ya ha demostrado tanto en sus equipos como en la selección de Francia sub 21, por lo que el sistema de Machín sería el idóneo para explotar sus cualidades al máximo. Si Nervión será testigo de su progresión y del nacimiento de una nueva estrella es algo que sabremos en las próxima semanas, pero lo que no es un incógnita es que el jugador tiene deseos de probar suerte en La Liga, lo que podría facilitar las negociaciones y su venida a un Sevilla en el que fútbol francés siempre es bienvenido y ha tenido buen destino.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here