Reyes homenajeado por su afición | Imagen: Sevilla FC
Reyes homenajeado por su afición | Imagen: Sevilla FC

Casi un mes después del trágico accidente en el que perdieron la vida José Antonio Reyes y su primo Jonathan, las conclusiones siguen siendo muy confusas. Los homenajes se han sucedido tanto en el estadio nervionense como en el último club donde militó el utrerano. El dolor sigue siendo constante pues son varias las investigaciones que se siguen realizando para esclarecer los pormenores del suceso. Las últimas informaciones contradicen los datos que se habían trasladado con respecto a la velocidad del vehículo en el momento del accidente.

Informe pericial contrastado

Bien es cierto que la DGT señaló la velocidad como motivo principal del suceso. Sin embargo, las cifras que se dieron a conocer como oficiales no parecen tan ciertas. Miryan Moya, perito Judicial en Seguridad Vial y Tráfico, Investigación y Reconstrucción de Accidentes de Tráfico, comentó para el programa Luz de Cruce, de COPE MÁS Valencia, que el coche de José Antonio Reyes iba, como mucho, a 128 km/h. Las mediciones realizadas concuerdan con el informe realizado por el sitio web ‘investigación y reconstrucción de accidentes de tráfico’, dirigido por Francisco Galadi.

Galadi estuvo en el lugar del accidente un día después de que se produjera. Con este informe, han tratado de contradecir las informaciones que se han facilitado. Afirma que «a través de varios datos que cogí y de muchos cálculos realizados en base a la distancia existente entre el punto que el coche pierde contacto con la plataforma asfáltica y el lugar donde queda detenido y sufre un accidente, hay una distancia de 116 metros. Esa carrocería, circulando a 120 km/h, podría haber llegado a ese punto».

«No se denota un impacto a 200 km/h»

De este modo, Francisco Galadi encuentra imposible que esto se haya producido según las cifras comentadas anteriormente. «Los restos que se pueden ver ahí, las huellas y la distancia de proyección no denota la barbaridad de velocidad que se había dicho hace unos días». Finalmente, el investigador responsable de este informe analizó el estado de la carrocería, así como los movimientos realizados tras el choque. «No se denota un impacto a 200 km/h. Se habló que el coche había realizado varias vueltas de campana cuando en realidad el único vuelco se produce cuando queda boca abajo.»

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here