Gran reacción final para un punto insuficiente

Gran reacción final para un punto insuficiente

El Sevilla jugó un muy mal partido ante el Villarreal, con muy poca profundidad y producción ofensiva.

 

Montella: “No hemos estado lo suficientemente concentrados”
‘Mudo’ Vázquez: “Ahora nos toca recuperar los puntos perdidos”
Montella: “Tenemos que ser atrevidos, pero con conciencia”

Al Sevilla se le está haciendo muy larga la temporada. Demasiado. Y hace ya tiempo que da peligrosos síntomas de cansancio. Una falta de frescura que se traduce en un juego muy plano, con poco ritmo, sin profundidad y con pocas ocasiones claras de gol. Ante el Villarreal, fue capaz de salvar un punto en un partido que se le puso muy difícil con la expulsión de Ben Yedder y el 0 a 2 en contra. Pero ese empate es insuficiente para las aspiraciones del equipo de quedar en zona europea.

El partido fue vital para ambos equipos. El Villarreal venía de perder dos choques consecutivos y no se podía dejar más puntos. La racha del Sevilla era aún pero, con cuatro partidos seguidos sin ganar, solo un empate y tres derrotas. Un parcial que ha hecho que el cuadro de Montella haya caído hasta la séptima plaza. Sobre el césped, el equipo que pareció más entero fue, sin duda, el de Castellón.

Ritmo muy lento

Los nervionenses fueron dueños de la pelota, pero el ritmo de juego era demasiado lento, sin ninguna opción para sorprender al rival. Banega tardó mucho en aparecer en la primera parte, jugando demasiado retrasado. La presión del Villarreal en el medio campo obligó al rosarino a bajar casi hasta los centrales para poder sacar el balón. N’Zonzi estuvo bien, pero también se le empieza a notar el cansancio. El ‘Mudo’ Vázquez estuvo menos participativo y determinante que en otras ocasiones. Y cuando el triángulo sevillista en el centro no carbura, el equipo lo nota una barbaridad.

Arriba faltó movilidad y, por supuesto, pegada. Una carencia que el Sevilla está pagando muy caro esta temporada. Sandro estuvo ausente en la banda izquierda, aunque poco a poco empezó a aparecer más y fue de los más destacados del equipo hispalense. Hubo momentos en los que se alternaba con Muriel en la punta del ataque y se asociaba mejor con sus compañeros. En cambio, el colombiano apenas participó en el juego y fue despedido bajo una sonora pitada, cuando dejó su lugar a Ben Yedder en la segunda parte.

Dominio amarillo

El conjunto de Calleja sabía perfectamente cómo hacer daño al Sevilla. Estuvo muy bien ordenado en el campo, esperando atrás, tapando muy bien los huecos y saliendo a la contra. Sabía que el Sevilla iba a dominar la posesión y solo tenían que esperar a que apareciera el cansancio para encontrar espacios. Así fue como llegó el gol del 0 a 1, en medio del desconcierto en la zaga sevillista. Si el equipo castellonense ya estaba cómodo, con la ventaja en el marcador lo estaba mucho más.

En el segundo tiempo el Sevilla seguía sin proyectarse demasiado en ataque como para inquietar la portería amarilla y en otro contragolpe llegó el 0 a 2. Ese resultado parecía ya definitivo, incluso hubo quien ya se esperaba una nueva goleada. Antes del segundo gol, el cuadro nervionense se quedó en inferioridad numérica por la expulsión de Ben Yedder, cuando apenas llevaba unos minutos en el campo. Sin delantero, el partido parecía ya sentenciado.

Esta vez Montella sorprendió con un primer cambio relativamente pronto. A los 54 minutos, quitó a Muriel por Ben Yedder. Después entró Nolito por Franco Vázquez y, ya al final, Roque Mesa sustituyó a Sandro, que se marchó tocado. Pero el técnico italiano no fue capaz de introducir alguna variación táctica que permitiera cambiar el transcurso del choque.

Locura final

Sin embargo, el último cuarto de hora del partido deparó toda la emoción que faltó desde el pitido inicial. Precisamente cuando más fatigado estaba el Sevilla, sacó fuerzas de donde no había para empatar el partido y, al menos, rascar un punto. Nolito falló un penalti, pero acto seguido, enmendó su error y recortó distancias. Luego llegó el golazo de N’Zonzi para el 2 a 2. Aún quedaba tiempo para la remontada pero no lo consiguió.

El Sevilla pasó de la zozobra a un empate de esos que saben a victoria, por cómo se ha desarrollado el encuentro, pero que realmente es un punto insuficiente para escalar posiciones. Y el calendario que le espera es muy duro, con una final de Copa del Rey el próximo sábado.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0