Promes y Gnagon necesitan más rodaje

Promes y Gnagon necesitan más rodaje

Desde que comenzó el curso han jugado 7 y 6 partidos respectivamente.

Joaquín puso la cabeza para llevarse a Heliópolis el primer derbi de la temporada
Comenzar con buen pie ante un viejo conocido
A la caza del primer triunfo en la Europa League

Pablo Machín llegó al Sevilla FC con una idea de juego clara y un sistema definido en sus años de experiencia. Dicho sistema, necesita de una adaptación previa a aquellos futbolistas que no están acostumbrados a jugar de esa forma. Si a todo esto le sumas que son jugadores nuevos y jóvenes, el trabajo individualizado con ellos es el doble y la paciencia se convierte en una herramienta fundamental. Quincy Promes y Joris Gnagnon llegaron al Sevilla con un buen cartel desde sus antiguos clubes pero en la entidad hispalense, aún no han podido demostrar su potencial.

Pocos minutos

Ninguno de los dos futbolistas mencionados anteriormente han llegado a la decena de partidos. De hecho, desde que arrancó la temporada allá por el 26 de julio, Gnagnon ha disputado seis encuentros -todos como titular- y Promes siete -el holandés llegó más tarde a la capital andaluza y solo ha salido dos veces desde el inicio-. Es una realidad que el sevillismo espera más de ellos, pero hay ciertos matices por los cuales aún no han podido sacar a la luz todas sus virtudes. El primero, la falta de rodaje. Tanto Quincy como Joris necesitan jugar más. No es fácil adaptarse a un esquema completamente nuevo, ahí es donde el cuerpo técnico tiene que tratar específicamente con ellos. El segundo, el idioma. Poco o nada de español hablaban a su llegada. En el juego del Sevilla es fundamental la comunicación para llevar a cabo las coberturas y ayudas. El dominar bien la lengua se antoja fundamental en la adaptación futbolística de Promes y Gnangon. Por último, la propia Liga Santander. En la mejor Liga del mundo, se juega a ritmo altísimo y poco comparable a la Liga Rusa o Ligue 1. Siendo jugadores tan jóvenes, es difícil que desde el primer día lleguen y besen el santo.

Competencia

Probablemente uno de los hándicaps a los que se tienen que enfrentar diariamente Promes y Gnagnon sea, lo caro que se paga un puesto en el once sevillista, lo que les obliga, a dar lo mejor de sí cada minuto que jueguen. Todo ello puede llevar a una situación de presión y bloqueo, según también la personalidad que tengan. Pero no hay nada que no pueda arreglar el tiempo y encadenar dos o tres buenas actuaciones. La regularidad y el rodaje se antojan vitales para que estos dos jugadores exploten en el Sevilla. Cualidades tienen, solo necesitan tiempo. 

COMMENTS

WORDPRESS: 0