Tras cosechar un magnífico resultado de 2-0 en la ida, los de Machín esperan rematar la faena y conseguir el pase hacia la penúltima fase del campeonato. El Barcelona, por su parte, se servirá del factor campo y de la segura titularidad de Messi para tratar de revertir la situación y de amargar el sueño sevillista. Sueño que ha ido en aumento durante la última semana, tras conocerse que la sede de la final será el estadio del eterno rival, el Benito Villamarín.

Quieren la Copa

Mucho han dado que hablar las declaraciones de Gerard Piqué tras el partido de ida. El zaguero catalán, aparte de reconocer la superioridad sevillista, restó importancia a la competición de la que han sido campeones los cuatro últimos años para quitar peso a la derrota. En cambio, el pasado lunes 28, Leo Messi admitió ante los medios que el Barça también quiere la Copa y que, por consiguiente, pelearán hasta el final para conseguirla. Estas palabras son motivo más que suficiente para que los de Machín no bajen la guardia hasta el pitido final.

No se queda atrás el cuadro hispalense en su deseo de ganar la Copa. Aún quedan las semifinales, pero una vez conocida la sede de la final, es imposible en la capital andaluza eludir el tema. Ocho equipos son todavía los candidatos para alzarse con el título, pero siendo Betis y Sevilla dos de ellos, es inevitable imaginar un hipotético derbi en el Benito Villamarín con un título de por medio.

Cuentas pendientes

Después de cuatro años consecutivos de hegemonía blaugrana en la Copa del Rey, un 2-0 fuera de casa en el partido de ida puede acabar con la racha barcelonista. Además, el encargado de que esta estadística termine no es otro que el Sevilla FC. Un equipo al que no se le da nada bien competir en el Camp Nou y que, para más inri, es una de las víctimas favoritas de Leo Messi. El argentino no participó en la ida, cuando sí jugó, fue en la final de Copa del año pasado, cuando los culés humillaron al Sevilla en el Wanda Metropolitano.

Todas estas situaciones adversas tratarán de combatir los sevillistas, que esperan ejecutar su venganza en territorio hostil. Este ajuste de cuentas serviría a los hispalenses para allanar el camino a la final y para disipar los fantasmas del pasado.

Tendremos que estar muy atentos a Messi

En la mañana de este martes, Machín compareció en rueda de prensa para comentar ante los medios las sensaciones en el vestuario acerca del partido de vuelta. Cuestionado por la alineación que Valverde sacó en la ida y las palabras de Piqué, argumentaba que: “Todos los jugadores profesionales son competitivos. Los futbolistas del Barcelona querrán ganar porque es palmarés, prestigio y porque, como gran club que son, están obligados a ganarlo todo.” Además acerca de la titularidad de Messi, el técnico soriano reconoció:  “Sabemos que Messi es el mejor jugador del mundo, que aglutina mucho juego en ataque. La mayoría de acciones que acaban en gol pasan por sus botas. Tiene buena finalización y último pase, así que tendremos que estar muy atentos”.

El trencilla

El árbitro asignado por la federación para impartir orden en el encuentro es José María Sánchez Martínez. Este colegiado, del comité territorial murciano, ha dirigido un total de 61 encuentros en primera división y por tanto goza de gran experiencia en el máximo nivel del arbitraje. Además de por su visión y experiencia, este árbitro se servirá de las aportaciones y aclaraciones de la sala VAR.  A cargo de ésta se encontrará José Luis González González, trencilla del comité castellano-leonés. El  trencilla español ha dirigido un total de 182 encuentros en primera e incluso arbitró el partido de ida de la Supercopa de España entre Athletic y Barça, donde los leones ganaron por 4-0.

Alineaciones esperadas

Pablo Machín tendrá que hacer frente en este partido a un dilema en ambos carriles. Jesús Navas y Escudero son baja, además Aleix Vidal se ha caído a última hora de la convocatoria. Teniendo esto en cuenta, Machín sólo dispone de Arana y de Javi Vázquez como laterales puros. En cambio, si un nombre está destacando en estas posiciones es el de Quincy Promes. Por ello, el holandés será titular posiblemente en el carril derecho. El izquierdo se debatirá entre Arana, Javi Vázquez o incluso Sarabia caído a banda. Wöber podría partir como titular.

El resto de la alineación no se espera que sufra notables cambios con respecto al once habitual de Machín, exceptuando a Juan Soriano, que seguirá siendo titular en copa. Por tanto, la alineación sería:

Juan Soriano;  Kjaer, Sergi Gómez, Wöber;  Promes, Pablo Sarabia;  Amadou, Banega, Franco Vázquez;  André Silva y Ben Yedder.

Valverde por su parte comprobó que una eliminatoria de tal calibre sin Leo Messi, se convertía en misión imposible. Por ello se espera que el txingurri no vuelva a realizar rotaciones y sitúe a su once de gala sobre el verde:

Cillesen;  Semedo, Lenglet, Piqué, Jordi Alba;  Arturo Vidal, Arthur, Rakitic;  Coutinho, Messi y Luis Suárez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here