Los clubes ansían jugar la Champions por noches como las de hoy. El Sevilla acoge en el Sánchez-Pizjuán a un Liverpool cinco veces campeón de la Copa de Europa. Ahí es nada. Los de Berizzo llegan por debajo en el grupo frente al líder, que viene de una buena racha y que en el caso de ganar prácticamente cerraría su pase a octavos como primero del grupo.

Consistencia y equilibrio

El talento de los de Klopp en ataque es de sobra conocido. Berizzo, consciente de ello, apostará por un equipo bien armado, con solidez desde la defensa y el medio, y con mucha velocidad en la línea de ataque. Por ello, y a falta de confirmación oficial, jugadores como Mercado o la dupla NZonzi-Pizarro tratarán de compensar el potencial ofensivo de los reds.

Foto: Ismael Molina

El técnico argentino ya ha manifestado en sus declaraciones que “al Sevilla no le conviene un partido alocado”, de ahí que la estrategia sea evitar las rápidas transiciones defensa-ataque que tanto gustan al equipo de Klopp. Evitar el ida y vuelta será clave, y para ello el medio del campo NZonzi-Pizarro-Banega debe coger la batuta del partido.

Un once muy titular

Aunque Eduardo Berizzo lleva toda la temporada rotando a sus jugadores, la cita de esta noche parece ser distinta. Poco a poco, el concepto de juego y jugadores que quiere el técnico va calando y, a pesar de que queda alguna incógnita, empieza a saberse el once por el que el argentino apuesta en los partidos de máxima exigencia.

Sergio Rico, Escudero, Kjaer, Lenglet y Mercado conformarán la parcela defensiva. En la media el trivote Pizarro-NZonzi-Banega parece ya asentado y debe ir a más. Finalmente, en la zona de ataque, la apuesta será Correa y Sarabia en los costados y Ben Yedder en punta. Rapidez, dinamismo y juego asociativo para tratar de batir al Liverpool y dar un paso de gigante en el grupo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here