No fue el día para el conjunto sevillista. El partido del pasado domingo ante el Sporting de Gijón dejó un empate que de poco vale para los intereses del Sevilla. Un empate que vuelve a dejar muchas dudas en el equipo de Sampaoli, el cual parece haber perdido la frescura y su juego ofensivo. Es cierto que el Sevilla fue dueño en la posesión del balón. Sin embargo, fue una posesión que no le concedió ocasiones claras para adelantarse en el marcador y lo acabó acusando.

Salvo las internadas de Vitolo por la banda izquierda, el Sevilla no inquietó la portería de Cuéllar en la primera parte. De hecho, la primera clara para los sevillistas llegó tras una jugada del extremo que asistió a Nasri, que no acabó por rematar bien y la dejó fácil para el portero del Sporting. Un Nasri que lo intentó en la primera parte, junto a N’zonzi, pero que no pasó del intento ya que la producción ofensiva en la primera parte de los sevillistas, no fue muy fructífera.

Acorraló al Sporting

Sampaoli optó por variar a algunos de los futbolistas en el once inicial. Kranevitter y Ben Yedder fueron de la salida del argentino. Para buscar la reacción, Sampaoli cambió a ambos por Iborra y Jovetic, lo que le valió al Sevilla para mejorar en la segunda parte y crear peligro. Iborra otorgó más presencia en el área rival y creó superioridad en el centro del campo sevillista, mientras que Jovetic lo intentó con disparos desde fuera del área. Una de las acciones más claras que pudo servir para adelantarse ante el Sporting, fue tras un centro de Sarabia que cerca estuvo de rematarlo Iborra.

Sin embargo, los sevillistas crearon más ataque tras el paso atrás del conjunto asturiano sobre el verde de Nervión, consciente de la importancia de puntuar para sus intereses. Con un ataque posicional, el Sevilla colgó balones desde ambas bandas, sin poder elevar el marcador a favor. De hecho, Cuéllar acabó siendo el mejor del partido, tras evitar el insuficiente peligro creado por los sevillistas. La acción más destacada del portero del Sporting fue una parada abajo que le realizó a Vitolo. Un Vitolo que fue protagonista en la acción polémica del partido, tras la mano de Amorebieta dentro del área del Sporting.

Mejoró algo el Sevilla FC con los cambios de la segunda parte, pero fue insuficiente para conseguir los tres puntos y conservar la tercera plaza. Un partido en el que fue difícil destacar a un jugador sevillista. Con el empate, ya no depende de sí mismo, tendrá que esperar al fallo del conjunto colchonero para optar a la clasificación directa de la Champions League de la siguiente edición.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here