Guilherme Arana, al que muchos clubes pretendían, terminó fichando estas navidades por el Sevilla FC, de hecho se esperaba que ocupara un puesto importante a las órdenes de Vincenzo Montella, pero su situación es totalmente distinta. También hay que sumarle el gran estado de forma que está teniendo Sergio Escudero, al que el preparador italiano ha conseguido que retorne a su mejor versión.

Arana, un fichaje de futuro

El brasileño, que ha estado parado más de un mes, necesita de nuevo coger forma para estar al nivel de sus compañeros, pero la llegada de Miguel Layún (que puede jugar tanto de lateral izquierdo como derecho), hace que Arana tenga que esperar su oportunidad, así como que el Sevilla podría esperar a utilizarlo hasta la próxima temporada cuando esté integrado totalmente en el equipo, ya que no hay prisas con él. La llegada de Layún, así como el gran rendimiento de Navas en el carril derecho ante la baja de Corchia, hace que Montella no quiera tener prisas con Arana, por lo que su fichaje ha sido más una oportunidad de mercado a una necesidad. A pesar de que el jugador podría jugar próximamente algún partido para darle descanso a Escudero (cabe recordar que Carole se ha quedado sin ficha), la idea es esperar a la próxima temporada y que alcance el nivel que el entrenador italiano quiere para el brasileño.

El brasileño jugó la temporada pasada 58 partidos con la camiseta del Corinthians en los que anotó cuatro goles y repartió tres asistencias. Tras numerosas ofertas europeas, el joven de 20 años de decantó por la oferta del Sevilla y de Óscar Árias, pero su fichaje es más mirando al futuro, pues es uno de los laterales más prometedores de Brasil. Habrá que tener paciencia para ver de lo que es capaz el jugador con la camiseta del equipo hispalense.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here