En la mañana de hoy se conoció la muerte de Roberto Alés, presidente del Sevilla FC en los años 2000 y 2002. Nada más conocerse la desdichada noticia, se han sucedido los mensajes de apoyo y ánimo a la familia sevillista. El último en hacerlo ha sido el presidente actual del club, Pepe Castro.

Gran pérdida

Castro intervino en SFC Radio para mostrar su profunda tristeza: «Estoy hundido, destrozado y soportando el no emocionarme ante lo que ha ocurrido hoy. Esta mañana dejó de latir el corazón de un gran sevillista, de un gran presidente y una gran persona que nos deja el legado de su trabajo, de su honradez y de cómo fue en su vida con su familia y con el Sevilla». El presidente alabó todo lo que el bueno de Roberto dio al Sevilla FC: «En un momento en el que no había por donde tirar, con la economía muy mal, tomó las riendas y puso las primeras piedras de lo que hoy disfrutamos todos»

Pero Roberto Alés no fue sólo un gran dirigente, además fue una gran persona, como declaró Castro: «Es un día triste para su familia, para los que lo queremos y para todos los sevillistas. Es posible que hay quien no sepa valorar lo que hizo, dando ese margen de maniobra en Segunda y buscando un entrenador como Caparrós. Ascendimos y no volvimos más a Segunda para hablar ya sólo de crecimiento».

Capilla ardiente

Por último, Pepe Castro recordó que el sevillismo podrá despedirse del mítico presidente en el Sánchez-Pizjuán: «Se ha ido un presidente y un amigo, un gran sevillista al que se le dio su homenaje en vida para que lo disfrutara. Hoy no podemos estar más dolidos pero él tendrá lo que merece, una capilla ardiente aquí porque las centralitas están colapsadas de gente que quería despedirse y no hay tanatorio en el mundo que pueda recibir a tanta gente. El club ha hecho un esfuerzo titánico para tener aquí a Roberto en su casa, la de todos los sevillistas, para quien quiera darle ese último adiós».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here