Para frotarse las manos con la compra de André Silva

Para frotarse las manos con la compra de André Silva

La continuidad del buen rendimiento del internacional portugués podría ser clave para el futuro deportivo y económico del club.

Marc Gual se marcha al Zaragoza
Pizarro quiere cambiar de aires
Machín, sobre Silva, Gonalons y Vidal; los posibles fichajes de Iborra y Calero y… el ‘escape room’ sevillista

Hace apenas tres semanas, desde este medio lanzábamos la noticia de que el Sevilla estaría dispuesto a ejercer la opción de compra por André Silva. Todo dependerá de si la progresiva racha ascendente del delantero se mantiene o incluso mejora, aunque el hecho de que en Nervión estén decididos a abonar los 38 millones de coste y que Sevilla y Milán ya tengan negociada la forma de pago de tal cantidad en cuatro plazos ya dibuja una idea de la intención certera del club.

Una acción provechosa

Si bien es verdad que 38 millones de euros no es una cifra para tomar en broma, también lo es que hoy en día no parece descabellado tasar con ese valor a un delantero goleador. Como siempre se ha dicho en el fútbol, el gol cuesta caro, y muchos goles, más. Siete son los tantos que avalan ahora mismo el precio de André Silva y si se cumplen los pronósticos fijados por las estadísticas de progresión, la cifra del aval podría rondar la veintena de goles. Sin duda, un motivo más que suficiente para afrontar el pago ya estipulado en cuatro plazos. Si a eso le sumamos sus veintidós años de edad (veintitrés para cuando finalice la cesión) y que son pocos los jugadores de perfil parecido que están dando buen rendimiento, la conclusión es meridiana: el negocio podría ser redondo si André Silva continúa haciendo goles como hasta ahora. 

Por otro lado, si el crecimiento del portugués se confirmara en forma de éxitos deportivos, los hispalenses podrían sacar del jugador una alta rentabilidad económica. De sobra es sabido que Europa tiene muchas miradas puestos en el Sánchez-Pizjuán y el Sevilla es experto en eso de vender a los grandes clubes por gruesas cantidades a jugadores que llegaron por precios a veces casi simbólicos. Y es que, aunque amortizar una inversión cercana a los 40 millones siempre se antoja complicado, las cifras astronómicas por las que se han cerrado los fichajes de algunos delanteros, incluso de segunda fila, generan confianza en el resultado fructífero de esta apuesta llamada André Silva.





COMMENTS

WORDPRESS: 0