El Sevilla y Pablo Machín han alcanzado un acuerdo en la tarde de hoy para que el entrenador soriano dirija la primera plantilla del conjunto de Nervión. El nuevo entrenador sevillista ha firmado por dos temporadas y llega procedente del Girona, equipo con el que ha realizado una temporada brillante. El club hispalense lo ha anunciado de forma oficial en su página web.

Desde hace algunas semanas, Pablo Machín era uno de los principales candidatos para ocupar el banquillo del Ramón Sánchez-Pizjuán la próxima temporada. En las últimas fechas y, especialmente, desde que Joaquín Caparrós se convirtió en el nuevo Director de Fútbol del club, ese interés por el técnico soriano se intensificó, hasta convertirse en el objetivo número uno. Tras varios días de negociaciones, tanto con el Girona como con el propio entrenador, el Sevilla y Pablo Machín han sellado hoy el acuerdo que vincula al preparador castellano con el equipo hispalense para las dos próximas temporadas.

Trayectoria

Pablo Machín comenzó su carrera como jugador en el equipo de su tierra natal, el CD Numancia. Ahí jugó como lateral derecho, aunque su tiempo como futbolista fue efímero debido a una grave lesión de rodilla que le obligó a colgar las botas antes de tiempo, con apenas 23 años.

Tan solo dos años más tarde, Machín dio el salto a los banquillos, dirigiendo a diferentes equipos de la cantera del Numancia, hasta llegar al filial, con el que jugó la fase de Play Off de ascenso a Segunda B. Posteriormente, ocupó el cargo de segundo entrenador en el primer equipo del Numancia en diferentes etapas, junto a Gonzalo Arconada, Sergio Kresic, José Rojo y Juan Carlos Unzué.

En la segunda mitad de la temporada 13-14, Pablo Machín tomó las riendas del Girona FC en una situación delicada, al borde del descenso a Segunda B. consiguió salvarlo y, la pasada temporada, ascender a Primera División por primera vez en la historia del cuadro gerundense. Y, en la temporada que acaba de terminar, el entrenador soriano ha conseguido consolidarlo en la máxima categoría e, incluso, asomarse a los puestos europeos.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here