Pablo Blanco: “El Sevilla tiene calidad para jugar y carácter para competir”

Pablo Blanco: “El Sevilla tiene calidad para jugar y carácter para competir”

Caparrós: “No hay ningún futbolista descartado”
Nzonzi: recuperar de nuevo al mediocentro descentrado
Sin fichajes, a seis semanas para empezar a competir

La Colina de Nervión ha tenido la oportunidad de hablar con uno de esos miembros que son considerados como toda una institución dentro del Sevilla Fútbol Club: Pablo Blanco. Actualmente, y desde hace ya un largo tiempo, desarrolla su labor principal como director de cantera, aunque su llegada a la sociedad nervionense fue en calidad de futbolista, consiguiendo recalar en el primer equipo durante trece temporadas. A pesar del trabajo arduo y reconocido por la entidad, la figura de Pablo Blanco y su labor resulta desconocida para algunos aficionados. Y es que, como él mismo dice, “el fútbol base es un gran desconocido” y “te lleva a ser una figura orientativa y desconocida para el mundo exterior”, aunque afirma rotundamente que no le importa ser desconocido. Su gran orgullo siempre han sido y serán sus cuatrocientos quince partidos como jugador rojiblanco.

Pablo Blanco, tras la entrevista para La Colina de Nervión | Imagen: La Colina de Nervión

La Colina de Nervión: Hay muchos aficionados descontentos con las inversiones del club en cuanto al dinero recibido de las grandes ventas. Quizá se pasen algunos factores importantes por alto como por ejemplo: ¿cuánto dinero cuesta mantener anualmente una cantera de la magnitud de la sevillista?

Pablo Blanco: Es lógico que los aficionados no conozcan los movimientos del club porque es imposible saberlo si no estás dentro. Los que estamos dentro sí sabemos las modificaciones presupuestarias, las inversiones, el valor que tiene la cantera, etc… Sí digo una cosa, en cantera se gasta mucho menos de lo que la gente se cree. Nosotros, que estamos entre las cuatro o cinco canteras más potentes de España, tenemos menos presupuesto que la del Villarreal o el Español, por ejemplo.

LCDN: ¿Cree que el club debe darle más importancia y mirar más a la cantera?

P.B.: No. A la cantera se le mira mucho y tiene mucha importancia dentro de nuestra institución, pero no debe tener el foco de atención. El foco de atención debe estar sobre el primer equipo, como así es. Así debe ser y así es como el Sevilla lo hace. La cantera es un sitio discreto, de paso, de formación, pero no más. Lo verdaderamente importante son los grandes jugadores como Banega, Ben Yedder, André Silva, etc…

LCDN: ¿Le consta al club que la cantera, acompañada de la marca ‘Sevilla FC’ tiene prestigio en el panorama nacional e internacional?

P.B.: No hay un ranking. El nivel se mide en la trayectoria de jugadores importantes que han salido de las distintas canteras. Madrid y Barcelona, por excelencia, tienen más pedigrí, más presupuesto y firman jugadores importantes de otras canteras. Aun así, lo cierto es que en el Sevilla su cantera ha ido acompañando los éxitos del primer equipo, nunca se ha quedado atrás. En los últimos cinco años ha dado una serie de jugadores con un gran rendimiento, tal y como los dio anteriormente con futbolistas como Enrique Lora, Ruiz Sosa, Paco Gallego y otros tantos que han salido en décadas anteriores.

A la cantera se le mira mucho y tiene mucha importancia dentro de nuestra institución, pero no debe tener el foco de atención.

LCDN: ¿Repercute la exigencia actual del primer equipo en la exigencia que se le impone a los alumnos ya desde su ingreso en los escalafones inferiores?

P. B.: No. La exigencia del primer equipo viene marcada por su fama, por lo que ha conseguido. Somos ya una institución ambiciosa, que tiene un presupuesto importante y jugadores muy importantes a los que hay que exigirles según las compensaciones salariales que reciben. La cantera tiene que ser exigente por sí misma, porque si queremos que lleguen al primer equipo hay que ser exigente y añadirles más valores: dedicación, respeto, intensidad, orden, etc… Esos valores importantes que uno debe tener cuando es joven es la exigencia de la cantera.

LCDN: ¿Con qué finalidad y para quién está impartiendo Joaquín Caparrós y un equipo específico esas masterclass a la cantera?

P. B.: No me gusta la palabra masterclass. Yo creo que se trata de mejorar las condiciones que ya de por sí tienen nuestros jugadores, que son muy talentosos. Es una masterclass porque la da un maestro, en este caso Joaquín Caparrós, y el proyecto está avalado por él. Por lo tanto, yo creo que el masterclass es Joaquín Caparrós. Cuerpos técnicos y jugadores tiene que progresar unidos. Es evidente que a mayor nivel de los jugadores, más nivel debe de haber en los entrenadores, pero lo ideal es que los dos vayan creciendo juntos. Quién sabe si Carlos Marchena o Paco Gallardo, que son hombres de cantera y están actualmente en la dirección deportiva, pueden llegar a entrenar al primer equipo, tal y como en su día lo hizo Manolo Cardo, por ejemplo.

LCDN: ¿Por qué no se plantea el Sevilla definir un estilo propio de juego como sí podemos ver en casos como la cantera del Barcelona, que enfoca su enseñanza al modelo del primer equipo?

P.B.: Eso puede parecer una falacia. Yo creo que nosotros tenemos un modelo de juego desarrollado a lo largo de los años. Nosotros nos definimos muy bien. Tenemos la escuela sevillana, tal y como reza en nuestra historia, y además somos un equipo de casta y coraje, como dice en nuestro himno. Está muy definido el modelo de juego. Nosotros debemos tener jugadores que tengan calidad y talento y también carácter para competir. Eso es un modelo de juego. Que unos lo apliquen o no o que lo pongan en práctica mejor unos que otros es diferente, pero el modelo está ahí. El Sevilla tiene calidad para jugar y carácter para competir.

El Sevilla tiene calidad para jugar y carácter para competir

LCDN: Con el descenso de categoría hemos podido ver una revolución total en el equipo, sobre todo con las numerosas bajas que ha habido. ¿Es responsabilidad de los jugadores que se han ido o de la planificación del club?

P.B.: Es lógico que los jugadores que tuvieron la mala suerte de descender no quieran repetir en una categoría en la que ya triunfaron. Algunos terminaron contrato y no renovaron, otros salieron cedidos y otros rescindieron sus contratos porque no querían jugar en Segunda B. Eso es así y es lógico porque un futbolista siempre aspira a jugar en la máxima categoría posible. Llegada esta situación, el equipo debe rehacerse con gente de la casa y, aprovechando la tesitura, se han subido al filial jugadores de mucha proyección y que han sido en su mayoría internacionales en sus categorías. Son jugadores de mucho talento. Es cierto que les falta experiencia, pero la experiencia se gana jugando. Sí hay que evitar entrar en situaciones clasificatoria peligrosas, sobre todo por la moral. Aun así, son jóvenes que tienen muy claro que el objetivo es mantener la categoría con cierta tranquilidad, aunque en el sacrificio y el “sufrimiento” el jugador se hace fuerte y madura para poder llegar al primer equipo.

LCDN: Mirando los resultados de la pasada campaña, hay una pregunta que se hacen muchos sevillistas. ¿Por qué no se tomaron medidas oportunas para intentar salvar la temporada, como sustituir al entrenador?

P. B.: Porque no era necesario. Difícilmente, un filial se mantiene dos años seguidos en Segunda División, una categoría ya profesional. Además, a La Liga no le convence demasiado que haya filiales en esa categoría; de hecho el Barcelona B también acabó descendiendo. El equipo no fue en ningún momento abandonado y no se tenía por qué echar a Luis Tevenet, que hizo un trabajo formidable dando paso a catorce o quince jugadores de otras categorías. En cuanto a los resultados, no estoy de acuerdo con que fueran pésimos, sino más bien inadecuados. La falta de experiencia y también la mala suerte no acompañaron. Aun así, hubo jugadores que maduraron muchísimo, como Lara, y otros que no pudieron madurar más por mala suerte, como el caso de Amo, que venía en una gran forma y tuvo una lesión. Si no hay una liga de filiales, que nunca la va a haber porque no interesa, pienso que el sitio de un filial está en Segunda B.

Es lógico que los jugadores que tuvieron la mala suerte de descender no quieran repetir en una categoría en la que ya triunfaron.

LCDN: ¿Fue Luci Martín la primera opción?

P. B.: Sin duda. Yo diría que la primera y la única. Si el principal responsable, que es el director de fútbol, cree en él, los demás debemos creer en él. Es un chico joven que viene con muchísimas ganas y con experiencia como segundo de Joaquín.

LCDN: ¿Espera el club que el Sevilla Atlético vuelva a ascender en las próximas temporadas?

P. B.: Sí. Esto es cíclico. Entre el ascenso de Manolo Jiménez y este último hemos tenido un periodo de unos siete u ocho años. Cada cierto tiempo siempre llega una generación compuesta por dos o tres generaciones que conforman un equipo muy competitivo y con experiencia, al que se añaden dos o tres jugadores expertos, como hubo en el grupo de Jiménez y también en el de Diego Martínez. Este es el proceso. Siempre está la posibilidad de volver a ascender, pero sí es verdad que va a tardar un tiempo, no va a ser inmediato. A los jóvenes jugadores actuales se irán uniendo aquellos que vienen por detrás con buena proyección y se creará un grupo de tres generaciones mínimo cuyo nivel de competitividad volverá a tener posibilidades de ascenso.

Siempre está la posibilidad de volver a ascender, pero sí es verdad que va a tardar un tiempo, no va a ser inmediato.

LCDN: Con el nivel de exigencia que maneja el Sevilla actualmente, ¿qué tiene que decir la cantera?

P. B.: Sí. No sé qué tiempo vamos a tardar, pero sí tendrá que decir. Tenemos un director deportivo que en ese aspecto es muy insistente: conoce a los chicos de cantera, pasa por la ciudad deportiva a ver los partidos de cantera, los entrenamientos, sabe la estructura de cantera, etc… Ese trabajo tiene que dar sus frutos. Es lógico que si el primer equipo sigue en esta dinámica de crecimiento, quedando en puestos de Champions, acercándose al liderato y demás situaciones, tendrá posibilidades de hacerse con los servicios de jugadores de aún más nivel del que tienen los jugadores actuales. En ese sentido el primer equipo debe ser quien mande la orden.

LCDN: ¿Cree usted que con Joaquín se potencia más la cantera de lo que se ha estado haciendo hasta ahora?

P. B.: No, la cantera siempre ha sido una parte muy significativa del Sevilla. De hecho, yo mismo he sido canterano y, como yo, hay más compañeros míos de la cantera que a día de hoy siguen trabajando en el club. Es evidente que si el Sevilla sigue quedando entre los puestos Champions tendrá un presupuesto que le dará acceso a jugadores de máximo nivel, pero siempre intentaremos que esos fichajes estén acompañados de gente de cantera. En una plantilla de veinticinco jugadores reglamentariamente inscritos, puede haber jugadores de cantera perfectamente.

En una plantilla de veinticinco jugadores reglamentariamente inscritos puede haber jugadores de cantera perfectamente.

LCDN: A pesar de que su sitio principal está en la cantera, ¿se tiene en cuenta la opinión y el consejo de Pablo Blanco desde la dirección deportiva a la hora de seguir y fichar jugadores para primer equipo?

P. B.: No, ni lo quiero. Algunas preguntas me hacen, pero mi trabajo ya es bastante teniéndole que dar el visto bueno a muchísimos jugadores incorporados a todos los equipos de la cantera. Además, es algo que no me importa. Llevo muchos años en el club y sé perfectamente cuál es mi trabajo, mi rol en la institución y no tengo ese ego de querer que me consulten para el primer equipo.

LCDN: ¿Repercute mucho el resultado de la temporada del primer equipo en la planificación anual de la cantera?

P. B.: No. El primer equipo lleva un ritmo diferente, aunque es verdad que el Sevilla Atlético sí suele planificarse más en función del primer equipo. Pero a partir de ahí, cada categoría y cada equipo va teniendo su planificación individual. Hay equipos en los que ponemos mucha atención, como es el de juveniles o el Sevilla C, que hace de puente entre el División de Honor y el Sevilla Atlético, pero cada uno tiene su planificación individual. Cada escalafón necesita su ritmo.

No tengo ese ego de querer que me consulten para el primer equipo.

LCDN: ¿Qué impresiones y expectativas tiene sobre la plantilla del primer equipo esta temporada?

P. B.: Las sensaciones, hasta ahora, son buenas. Creo que Pablo Machín es un hombre adecuado para el Sevilla por su manera de ser, de pensar, su juventud. Es muy estudioso, muy tranquilo, sabe hablar, es contundente en los mensajes, muy contundente en las relaciones con sus jugadores y a la vez muy cercano a ellos. La sensación entonces es buena porque se puede ver que el equipo va tomando cuerpo, está cada vez más conjuntado, más unido y el banquillo está muy alegre. La sensación, por tanto, es que vamos a tener una temporada bastante buena.

LCDN: ¿Lee usted habitualmente La Colina de Nervión?

P.B.: Sigo a todos los medios de información sevillista porque me gusta la información continua y rápida que dan. Me gusta mucho Facebook, sigo muchos blogs, tengo Twitter, aunque… no me gusta demasiado por la gran cantidad de perfiles oscuros que hay, pero me gustan las nuevas tecnologías y las manejo. Además, los sevillanos somos muy creativos y en ellas se pueden ver opiniones e ideas del sevillismo muy bien dirigidas y merecedoras de seguimiento.





COMMENTS

WORDPRESS: 0