Buena victoria contra el Athletic de Bilbao conseguida por parte del Sevilla en casa. Tras un derbi exigente, el equipo hispalense se presentó con numerosas bajas como las de Pareja o Sarabia. Su lugar lo ocuparon jugadores menos habituales como Vietto o Kranevitter. Nzonzi tampoco pudo jugar, ya que apelación desestimó el recurso del Sevilla para que pudiera jugar este partido. En su lugar entro Iborra, que venía de causar una enorme sensación ante el Betis.

Se adelantó pronto el Sevilla, algo que le permitió jugar con más tranquilidad tras un inicio muy intenso. En la primera parte, los de Sampaoli tuvieron el control del balón, pisando varias veces el área del rival. Sin embargo, el cansancio fue haciendo mella con una fuerte presión por parte del Athletic. Por ello, el Sevilla tuvo que tirar de fuerza y aguante para defender el gol conseguido por Iborra.

Aún así, el equipo hispalense no jugó bien. Se encontró sobrepasado por un rival mejor colocado tácticamente y que impuso un ritmo muy alto. El Sevilla se mostró impreciso con el balón en la segunda parte, donde su presencia en ataque fue bastante pobre. De nuevo, el equipo tuvo que ponerse el mono de trabajo ante un rival que no le dejo respirar ni tampoco imponer su propio juego.

Iborra sigue siendo el rey

El centrocampista valenciano esta de dulce. Su entrada en la segunda parte en el derbi desequilibró la balanza y ayer volvió a ser imprescindible. Salió como titular y ya desde los primeros minutos impuso su jerarquía. Tuvo una presencia enorme en el mediocampo, supliendo sin problemas a Nzonzi. A todo esto hay que sumarle si idilio con el gol. Tras el fallo de Jovetic desde el punto de penalti, Iborra estuvo muy atento para disparar a portería, sorprendiendo a Iraizoz. Cuando el equipo sufrió los estragos del cansancio, su labor defensiva fue muy importante.

Sin noticias de Vietto

Tras varios partidos sin jugar, Sampaoli volvió a darle la titularidad al delantero argentino. Esta vez, Vietto jugó mas escorado a la banda derecha, aprovechando su velocidad. Desde ahí, provocó la jugada del penalti. Sin embargo, su aportación no pasó más. Tuvo muchas imprecisiones con el balón, fallando pases sencillos y ocasiones de gol. Su esfuerzo físico fue de más a menos, lo cual hizo que en el segundo tiempo fuera sustituido por el nuevo fichaje Walter Montoya.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here