N'Zonzi durante el partido de Champions League ante el Dinamo Zagreb | Imagen: Sevilla FC

La relación entre N’Zonzi y Eduardo Berizzo se agrava cada día que pasa, hasta el punto de que el centrocampista francés sigue apartado del equipo y no ha vuelto a pisar el campo de entrenamiento, desde que el técnico argentino se ha reincorporado al trabajo. Esta misma mañana, el jugador se ha ejercitado en el gimnasio, acompañado de Mercado. La situación parece no tener solución. Sin embargo, es de interés para ambas partes, que el entendimiento se produzca. Por varias razones.

N’Zonzi, un jugador Top

En primer lugar, N’Zonzi es un jugador Top, cuya presencia en el campo mejora notablemente el nivel del Sevilla. Desde la pasada temporada, con Sampaoli, el francés aprendió a jugar de pivote, por delante de la defensa, demostrando una gran capacidad para distribuir el juego y sacar el balón jugado, así como un enorme potencial físico que le permite cubrir grandes distancias sobre el terreno de juego. El cuadro nervionense no tiene ningún otro jugador en la plantilla que reúna esas cualidades y está acusando enormemente la ausencia del galo, que todavía no ha rendido este año al nivel del anterior, debido a una clara falta de concentración.

Salida complicada

Desde el descanso del partido contra el Liverpool, N’Zonzi no ha vuelto a contar para el técnico Berizzo, que ha dejado fuera de todas las convocatorias al internacional francés y, presumiblemente, lo volverá a hacer de cara al choque de mañana, frente a la Real Sociedad, en Anoeta. Esta situación parece indicar la salida del jugador. Sin embargo, no es tan fácil, ya que el Sevilla exige la cláusula de rescisión, en torno a los 40 millones. Pero todavía no ha llegado una oferta que satisfaga al club y se antoja difícil que llegue un equipo dispuesto a depositar esa cantidad por un jugador que se ha devaluado, que no cuenta para el entrenador y que ha manifestado abiertamente que se quiere marchar.

Diálogo

Esta situación perjudica a ambas partes. Al Sevilla, porque pierde a la pieza más importante de la plantilla, el jugador que debe aportar el equilibrio del equipo en el campo y hacer de eje entre la defensa y el ataque. Y a N’Zonzi, porque se le dibuja un doble problema en un horizonte muy cercano: si no llega una buena oferta, puede verse apartado del equipo hasta final de temporada y perderse el mundial con Francia, ahora que había sido convocado por el seleccionador Deschamps.

Por ello, se antoja necesario alcanzar una solución para este conflicto entre el jugador y el entrenador, a través del diálogo, que permita recuperar al mejor N’Zonzi, algo que sería positivo para el equipo, y elevar de nuevo su cotización para una futura venta, lo cual, dejaría una suculenta cifra de millones en las arcas del Sevilla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here