No bastó ser mejor

No bastó ser mejor

El Sevilla jugó uno de sus mejores partidos en esta temporada, anulando completamente al conjunto colchonero en un empate que no dejó a nadie satisfecho

El Sevilla se queda rezagado en el mercado de fichajes
El complejo del Sevilla cuando visita Madrid y Barcelona
A por la séptima plaza

El empate entre el Sevilla y el Atlético de Madrid supuso un reparto de puntos que sólo beneficia al Barcelona. Los hispalenses fueron infinitamente superiores a su rival en la primera mitad y solamente el tardío gol de Griezmann pudo meter a los visitantes en el partido. El tanto del francés vino después de que su compatriota Ben Yedder hubiera abierto la lata cuando el Sevilla más se lo merecía, justo pasada la media hora de partido. A medida que pasaban los minutos, el Atlético se fue creciendo y las actuaciones de ambos porteros fueron claves para mantener las tablas en el electrónico. El empate a uno final no hizo justicia al gran partido del Sevilla, que plantó cara a su rival.

Suman y siguen

De nuevo fue Ben Yedder el que dio el punto al Sevilla como pasara en Butarque. El galo continúa su idilio con el gol y acumula nueve tantos en su casillero personal, siendo clave para Machín. Ben Yedder pudo incluso haber sumado uno más si no hubiera tenido delante a uno de los mejores porteros del mundo. Oblak salvó un mano a mano frente al francés cuando el partido iba uno a cero que pudo haber supuesto la puntilla para los colchoneros. Junto al ariete galo, André Silva continúa dando credenciales para que el Sevilla ejerza la opción de compra. Sus movimientos en campo contrario sirvieron para provocar huecos en la defensa atlética y estuvo a punto de hacer el primer tanto del partido con un balón que Oblak y la madera repelieron. Pese a no marcar, su aportación ofensiva es fundamental para su equipo.

Dentro del apartado ofensivo, el centro del campo no fue lo más destacado del día de ayer. Sarabia jugó uno de los partidos más grises de la temporada, lento y sin capacidad de pase ninguna. Banega por su parte tampoco fue el más destacado del conjunto hispalense. El argentino acusó la falta de su compatriota Franco Vázquez en el centro del campo y volvió a verse un Banega torpe en la salida de balón, con muchas pérdidas peligrosas a favor del rival. Pese a esto, la actuación del argentino siempre es clave en los partidos del Sevilla, y el miedo por su marcha sigue rondando las cabezas de los aficionados.

Otro de los miedos de la grada de Nervión es el arbitraje que está recibiendo su equipo. En la primera parte hubo un posible penalti que Mateu Lahoz no pitó, ni siquiera revisó. Savic agarró a André Silva en una acción de las más controvertidas que tuvo el encuentro. Por otro lado, el colegiado no expulsó a Thomas cuando este propinó un puñetazo a Banega tras haber dado una patada a Navas por detrás sin balón. La actuación de Mateu Lahoz dejó mucho que desear tanto por su forma de arbitrar como por su trato a Machín con respecto al que tuvo con Simeone.

Defensa férrea

Vaclik, Carriço y Sergi Gómez han dejado claro que las inseguridades se han acabado en Nervión. El central portugués ha pasado de descarte a líder y, pese a provocar la falta que supuso el gol del Atlético, jugó un partido impecable anulando casi por completo a Griezmann. Sergi Gómez por su parte se crece con Carriço al lado y sigue siendo fijo en el esquema de Machín, que ha visto en el ex del Celta un comodín que cumple con creces su cometido.

Por otro lado, Vaclik puede sentirse orgulloso del papel que está desempeñando como guardameta en Nervión, y es que muchos echaban en falta un portero con seguridad desde hace tiempo. Sus paradas en el día de ayer, especialmente el mano a mano con Correa y el disparo lejano de Griezmann, dejan claro que el Sevilla tiene un portero de garantías. Pese a esto, seguro que el checo se siente defraudado por no haber dejado la portería a cero, y es que su auto exigencia lo hace ser tan completo.

En los carriles, Navas y Escudero no tienen un peso tan importante en defensa como en ataque. El de Los Palacios sigue recordándole a Luis Enrique que puede ir a la Selección con partidos como el de ayer frente al Atlético. Simeone reconoció en rueda de prensa que el sevillano les resultó imparable y jugadas como el recorte que le hace a Koke pasándole el balón por debajo de las piernas lo dejan patente. Fue un quebradero de cabeza para los jugadores colchoneros que nada pudieron hacer ante él. Escudero por su parte no tuvo mucho protagonismo frente al equipo madrileño, pero su contención en el lateral izquierdo desbarató muchas ocasiones del Atlético. La lesión que lo tuvo apartado desde el día del Villarreal pesa y Escudero no es el mismo desde entonces.

Los menos habituales

Muchos aficionados se echaron las manos a la cabeza cuando vieron a Gnagnon como titular frente al Atlético de Madrid. El francés ha sido muy criticado en casi todas sus actuaciones, sobretodo por su forma física. No obstante, ayer fue de los mejores del encuentro. Seguro al corte por abajo y providencial por arriba, Gnagnon se encargó ayer de cerrar muchas bocas y demostró que a sus 21 años todavía tiene mucho que decir. Al igual que Gnagnon, Roque Mesa ha sido muy criticado por varios sectores de la afición, que veían en él poco compromiso. El canario ha sabido aprovechar sus minutos y parece haber encontrado su hueco, lo que es un alivio para Machín a la hora de las rotaciones.

Amadou tampoco está contando con muchos minutos esta temporada, pero, al igual que Roque, está aprovechando ese tiempo sobre el césped para dejar buenas impresiones. Pese a no ser su posición, Amadou cumple con su cometido como central cuando juega como zaguero. Sus capacidades físicas lo hacen ser muy parecido a Gnagnon aunque con más velocidad, por lo que destaca en el mediocentro más que en el eje de la zaga. Por otro lado, Bryan Gil debutó ayer con el primer equipo. El joven delantero, 18 años, está haciendo una gran temporada en el Sevilla Atlético y jugó los últimos tres minutos del encuentro, dejando claro que aún tiene que madurar, pero que puede convertirse en un habitual de la primera plantilla en cuestión de un par de años.





COMMENTS

WORDPRESS: 0