El alma de un equipo es un aspecto tan abstracto como importante en cualquier club. Fue uno de los motivos por los que Joaquín Caparrós regresó a la capital andaluza. La plantilla estaba falta de coraje, de garra desde la marcha de jugadores como Iborra o Coke. Es uno de los aspectos en los que más ha insistido el utrerano. Esa conexión plantilla y afición no se consigue únicamente disponiendo de jugadores habilidosos.

Corazón y alegría

Jorge Andújar ‘Coke’ ha sido uno de los máximos estandartes del vestuario sevillista. Aunque el madrileño no tuviera la velocidad y el desborde por banda de jugadores como Dani Alves o el propio Jesús Navas, lo dejaba todo en cada partido. Eso lo percibe la afición y hace mella también en sus propios compañeros. Actualmente el madrileño es uno de los capitanes de Levante UD y es que allá donde va, hace gala de su particular energía e ímpetu que son fundamentales en cualquier vestuario. Ganas y constancia que siempre reciben su debida recompensa. Ya lo ha notado este año su club consiguiendo la salvación y ya lo percibió la afición sevillista en la final de Basilea, en la que Coke lideró la remontada ante todo un Liverpool, que terminó rendido a los pies del club sevillista.

Espíritu Iborra

Otro de los máximos exponentes del club de los últimos tiempos ha sido Vicente Iborra. El actual jugador del Villarreal se fue del Sevilla para aterrizar en la liga inglesa. Desde su marcha el club ha acusado más de lo previsto la falta de una figura como la suya. El valenciano es ese tipo de futbolista que lidera a su equipo dentro del terreno de juego y cuya presencia sirve para dotar de más ímpetu y fuerza al equipo. Monchi desea construir una gran plantilla, pero también un gran equipo y para ello considera que debe haber dos figuras claves, así como lo fueron Iborra y Coke, entre otros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here