El Sevilla aguarda ya el comienzo de la temporada liguera, pero la sala de máquinas en la dirección deportiva no para de trabajar. El motor veraniego del Sevilla tiene vía libre para cerrar la confección de la plantilla hasta el 2 de septiembre. Tanto Castro como Monchi saben que gran parte del trabajo ya está hecho, pero queda todavía el toque final y varios fichajes por venir. Esas pinceladas de las que dependerá que el cuadro se quede en algo normal o en una obra de arte.

Monchi, con fichajes pendientes

Ya lo decía Monchi el pasado fin de semana: “La mayoría de deberes se han hecho con tiempo y quedan 21 días de mercado en los que hay que seguir trabajando, tanto en las entradas como en las salidas”. Julen Lopetegui tiene al grueso del grupo trabajando desde el comienzo y ya conoce a sus jugadores muy bien. A día de hoy, los retoques que faltan son pocos pero necesarios. En ese mismo sentido se expresó también Pepe Castro, presidente de la entidad, en los medios del club: “Se ha hecho un esfuerzo importante económicamente y a la plantilla que había se han unido diez futbolistas más. Y Monchi no ha terminado con las últimas pinceladas”. Esas últimas pinceladas de las que se habla son las que deben dotar a la plantilla del extra que le falta.

Otro portero, necesario

El Sevilla necesita como el comer un guardameta de garantías. La temporada pasada, Vaclik demostró que puede dar la talla, pero realizó una segunda vuelta en la que sembró muchas dudas. La incógnita es saber qué versión del ex del Basilea veremos en esta campaña. Para poder aspirar a la cuarta plaza, Monchi debe fichar un portero de garantías que suba el nivel bajo palos.

El cuarto central

En el centro de la defensa, Koundé y Diego Carlos mejoran claramente lo que había. Sin embargo, quizás no sea suficiente. No pueden jugar todos los partidos y, en ese momento, habrá que tirar de suplentes, pero ¿de quién? En el banquillo estará Carriço y un jugador que saldrá de un grupo de futbolistas que actualmente no cuenta para Lopetegui. Monchi debe reforzar esta posición con otro central de garantías. Uno que pelee con Koundé y Diego Carlos por la titularidad y que ofrezca seguridad a la zaga cuando tenga que jugar.

Los carriles, cubiertos

Los laterales están bien cubiertos, con Navas y Reguilón. El de Los Palacios, contará con Corchia y Pozo para disputar los pocos partidos en los que el capitán sevillista ceda la plaza. Además, en el carril diestro también puede jugar Koundé, por lo que parece que Lopetegui cuenta con soluciones suficientes en caso de que Navas no estuviera disponible. En el carril zurdo, por el contrario, no ocurre lo mismo. La incorporación de Reguilón eleva el nivel que tenía con Escudero, quien en principio partirá como suplente. Wöber, que podría desenvolverse también por ahí, saldrá, por lo que solo quedaría el vallisoletano como recambio de Reguilón. A priori, suficiente, pero no estaría de más contar con algún futbolista que pudiera jugar en esa zona. Quizás el nuevo central que puede fichar Monchi cuente con esa condición.

Centro del campo

El centro del campo es la franja mejor reforzada del Sevilla y aquí solo queda la incógnita de cuándo, cómo y a dónde saldrá Roque Mesa, descartado para la próxima temporada. Los fichajes de Joan Jordán y de Fernando, titularísimos para Lopetegui, elevan el nivel una barbaridad y el Sevilla lo notará durante la temporada.

Fichajes pendientes arriba

En la zona de ataque hay más dudas y también quedan más fichajes por llegar. El Sevilla busca en el mercado un media punta o extremo que pueda desenvolverse por ambas bandas. Dos nombres son los candidatos, Bergwijn y Rony Lopes. Además, Monchi debe suplir la salida de Ben Yedder con otro delantero que ofrezca goles. Con la llegada de Ocampos, Dabbur y De Jong, el gol debe estar más repartido, pero no se debe perder de vista el hecho de que no estarán dos jugadores (Ben Yedder y Sarabia) que el año pasado brindaron al Sevilla más de 50 goles y dos docenas de asistencias. A Monchi le queda el mes de agosto para traer a los fichajes que faltan. Lo mejor es que él es consciente de ello y que ha demostrado que una semana le basta para confeccionar un equipo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here