El Sevilla FC no podía fallar en el día de hoy. Los hispalenses tenían una oportunidad de oro para seguir recortando puntos a sus perseguidores por la cuarta plaza. El Valencia pinchó ante el Atlético de Madrid y el Getafe recibía al Real Madrid, por lo que, una victoria ante el Rayo podía hacer olvidar el tropiezo en el Coliseum. Y así fue, la segunda parte de los Caparrós fue arrolladora y se llevaron una contundente victoria por cinco a cero que puede valer su peso en oro al término de la jornada.

Faltó puntería

Los nervionenses controlaron el inicio del partido. Se sintieron cómodos ante un Rayo que no ofreció mucho en ataque salvo algún que otro centro al área provocadas por incursiones desde los costados por parte de Embarba y Pozo. No obstante, fueron las indecisiones del Sevilla en defensa las que provocaron algún que otro murmullo en la grada. El cuadro dirigido por Caparrós tuvo un plan claro: presionar la salida de balón del Rayo y salir rápido en transición por las bandas. Munir y Navas verticalizaron el ataque sevillista y sus envíos cruzados pudieron haber supuesto el estreno del electrónico, pero los remates de los destinatarios no fueron bien dirigidos a portería. Banega pudo haber marcado el primero de no ser por una estirada magistral de Alberto García, que sacó de la misma escuadra, una falta botada por el argentino. Sarabia, ‘Mudo’ y Munir también las tuvieron, pero o no acertaron o se encontraron con el portero de la franja.

El partido se calentó a partir de una jugada polémica en la que los jugadores del Sevilla pidieron una mano dentro del área por la que tanto el árbitro de campo como el del VAR no la vieron punible. Ello incendió a la grada y a los futbolistas hispalenses ya que, una jornada antes, les pitaron dos penaltis por manos. Se vio alguna que otra entrada a destiempo y quejas por parte del sector local ante cualquier decisión comprometida.

Volviendo al juego, el Rayo amansó mucho el esférico pero no puso en serios aprietos a Vaclík, no como el guardameta rayista Alberto, que sostuvo los muebles de su equipo en el primer acto. La escuadra andaluza por su parte, salió con muchos hombres al contragolpe pero les faltó puntería dentro del área. Ocasiones claras para marcar y adelantarse en el marcador, tuvieron.

Festín sevillista

En el segundo acto entraron todas aquellas oportunidades que el Sevilla erró en el primero. En un primer momento pareció que la tónica iba a ser la misma ya que, Ben Yedder, falló una ocasión clara dentro del área que la mandó muy desviada. Sin embargo, ahora sí, los hispalenses acertaron y en el sesenta, ya tuvieron el partido más que sentenciado ante un Rayo que volvió a ser un equipo con pocas ideas arriba. Se notó la falta de su hombre gol, Raúl de Tomás que no pudo estar en la transcendental cita para su equipo por sanción. Cabe mencionar, el gran rendimiento que Caparrós supo sacar a su banda izquierda. A parte de que Promes y Munir fueron goleadores, fueron un auténtico quebradero de cabeza para la zaga rayista. Ganaron prácticamente todos sus duelos individuales. Los goles fueron cayendo uno detrás de otro ante un noqueado Rayo que no reaccionó. A partir del cuarto gol, los locales contemporizaron el encuentro, no arriesgaron y disfrutaron junto a la grada, de los últimos minutos de encuentro. La guinda la puso Bryan Gil que se estrenó como goleador en el primer equipo sevillista a falta de dos minutos para la conclusión

Goles

Quincy Promes marcó a la segunda tras ser repelido su primer disparo por Alberto García en el 54′. Dos minutos después, Pablo Sarabia le puso un centro medido a Munir, para que sin oposición, batiera a Alberto. El hispano-marroquí volvió a ver puerta en el 61′ tras recoger un rechace provocado por Alberto tras salvar un posible tanto de Ben Yedder. El franco-tunecino se quitó la espina de sus fallos y volvió a ver puerta con la elástica nervionense con incertidumbre, debido a que la acción fue revisada en el VAR en el 70′. Llegó antes que el guardameta rayista a un balón en la frontal y marcó a puerta vacía.

Valoración

Victoria importante del Sevilla para seguir en la pelea por la Champions. Los hispalenses, podrían acabar la jornada en zona Champions si el Getafe pierde ante el Real Madrid. Ya solo son cuatro las jornadas que restan y las espadas están en todo lo alto por la cuarta plaza. Una de las notas positivas que dejó el encuentro fue el reencuentro de Ben Yedder con el gol tras estar cinco encuentros sin ver puerta. La derrota deja muy tocado al Rayo al que se le acaba el tiempo para obtener la permanencia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here