Pablo Machín atendió a los medios de comunicación tras el entrenamiento matinal del equipo. El técnico rojiblanco repasó la actualidad de su equipo antes de medirse a un rival al alza, el Real Valladolid, equipo con el que viene uno de los jugadores cuyo fichaje persigue el Sevilla, Calero. Además de referirse a Pablo Blanco, Jesús Navas y el peligro del Real Valladolid, también abordó otros temas.

Nombres propios

Las declaraciones de Joaquín Caparrós sobre la más que evidente futura compra de André Silva también han tenido hueco en la rueda de prensa. Machín tiene claro que todo dependerá del jugador: «Yo creo que lo que decidirá será el propio rendimiento de André, pues si sigue con esta trayectoria hará creer a los responsables de su compra que están ciegos si no la efectúan». Distinto rostro mostró el soriano al ser cuestionado por Maxime Gonalons: «Nos afecta muchísimo, pero sobre todo a él, no sólo es mala suerte sino la peor de las suertes». No obstante, Machín se mostró positivo al hablar de su hipotética vuelta: «Le esperamos pues seguro que podrá ayudarnos antes del final de temporada. Está peleando». Cerrando el plano individual, el nombre de Aleix Vidal salió a la palestra. La baja de Jesús Navas en el carril derecho le abre la puerta del once inicial: «La oportunidad la va a tener, ahora está en él dar el paso a delante o no, aunque él es el primero que quiere darlo».

Posibles fichajes invernales

Machín nunca ha escondido su deseo de ampliar la plantilla en la ventana invernal siempre que éstas incorporaciones mejoren y aporten a lo que ya hay. En nombres propios y tras la noticia de la larga baja de Gonalons, fue cuestionado por un viejo conocido, Vicente Iborra: «Los nombres es mejor tratarlos de puertas para dentro, aunque a él todos le conocéis y eso es un plus para el vestuario». Con motivo de la visita del Valladolid, se trataron los nombres de dos jugadores blanquivioletas, Rubén Alcaraz y Calero: «A Rubén lo conozco más, de mi estancia en Girona. Esta temporada está disfrutando de continuidad mostrando un gran nivel. A Calero lo conozco menos, más allá de su irrupción en la presente temporada».

Escape room

Para finalizar la extensa rueda de prensa, el técnico sevillista fue cuestionado por el peculiar entreno que ofreció a los suyos en la mañana de hoy: «Son actividades que dentro de las posibilidades que ofrece el calendario nos gusta hacer». El entreno consistió en una Escape Room, en la que tres grupos en tres habitaciones distintas debían de resolver los enigmas para pasar la prueba: «Cada grupo tenía una temática distinta. Uno sobre la Edad Media, otro sobre los egipcios y el último sobre un barco». Entre risas, Machín terminó su comparecencia confesando que alguno de sus chicos no estuvo muy lúcido: «Un grupo consiguió el objetivo cinco minutos antes, el otro justo un minuto después y al tercero… le costó un poco más».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here