El Sevilla cayó eliminado en Praga ante el Slavia y su técnico, Pablo Machín, compareció en rueda de prensa tras la derrota para analizar el partido y el fin de la participación nervionense en su competición preferida.

Sin autocrítica

El soriano comenzó su alocución tratando de explicar qué ocurrió durante los 120 minutos que duró el choque ante el Slavia de Praga: «Es difícil hacer una valoración objetiva porque ahora estamos todos en caliente y, además, súper dolidos. Tratando de ser coherente, creo que el fútbol muchas veces es muy grande y otras muy cruel. Hoy nos ha tocado la parte cruel. Todo el mundo me recordaba muchos goles o momentos puntuales del club en esta competición. En esos años, esa fortuna ha favorecido y este año no. Si pensamos cómo ha sido ese último gol, que es el que decide todo, indica que este no era nuestro año».

Mala suerte

El técnico sevillista volvió a enarbolar la bandera del victimismo para explicar los males del equipo y optó una vez más por no hacer autocrítica: «Estamos sufriendo muchas adversidades y bueno… si el partido hubiera terminado un minuto antes, todos diríamos que hemos sabido superar las adversidades… pero ese minuto nos deja fuera». A continuación Machín reveló que estaban «tremendamente decepcionados, dolidos» y reconoció que «los futbolistas, más o menos acertados, se han dejado todo lo que tenían en el terreno de juego. Hemos perdido por ese minuto que se han sucedido todas las situaciones adversas».

Defensa de cristal

Sobre la fragilidad defensiva mostrada una vez más, Machín volvió a incidir en la facilidad con la que el equipo recibe gol, pero volvió a no hacer autocrítica: «Tomas ha parado una acción en un córner en la segunda parte. Da la sensación de que con muy poco, cada vez que se acercan nos hacen gol, más allá de que podamos decir que podamos corregir errores defensivos. No es normal que cada vez que nos lleguen nos penalicen tanto. Hay que asumirlo, ellos han hecho un gol más que nosotros y en esta competición tan exigente, a veces acabas ganando y esta vez nos ha tocado todo lo contrario».

El vestuario, tocado

El técnico soriano también reveló que «los más dolidos son los que están dentro del vestuario, que se han dejado todo» y aseveró delante de los medios que lo habían «hecho todo para ganar, más a allá de que nos hayan hecho cuatro goles. La realidad es que nos los han hecho. Teníamos la eliminatoria en nuestra mano y se nos ha ido. Somos un equipo que nos están haciendo muchos goles, es una evidencia, también estamos haciendo muchos. En ese equilibrio podíamos tener los mismo números y, en este caso, pasar la eliminatoria, pero en ese caso perdemos muchos puntos en Liga. No nos ha permitido pasar la eliminatoria ese último minuto. Muchas veces es inexplicable».

«Ahora me queda levantar la moral del grupo»

Sobre cómo queda el técnico del Sevilla tras esta eliminación, Machín admite estar «dolido, pero es que la figura del entrenador conlleva asumir muchas cosas que no puedes controlar y ahora me queda levantar la moral del grupo, que está cabizbajo, y aparte… el cansancio hace mella. Tenemos una batalla importante el domingo, tenemos que recuperarnos anímicamente para el domingo».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here