Pablo Machín será el entrenador del Sevilla FC, según su contrato, durante las dos próximas temporadas. La parroquia sevillista ha mostrado con unanimidad su optimismo con la contratación del técnico soriano. Y es que, la temporada del Girona FC, que llegó a pelear la séptima plaza con el conjunto hispalense, no ha pasado desapercibida para los aficionados a La Liga.

Presión alta

La defensa de tres es algo casi innegociable para el bueno de Machín. Su esquema táctico base es el 1-3-4-2-1, ofreciendo variantes defensivas como el 1-5-3-2 o el 1-5-4-1. Con este esquema, sus equipos ofrecen una presión adelantada bastante agresiva sobre la salida del balón en campo rival. La defensa de tres le ofrece la posibilidad de poder adelantar mucho las líneas, siendo consciente de que el equipo estará bien cubierto atrás. Forzar los errores del rival es la máxima premisa de Pablo Machín y, por supuesto, mientras más arriba se fuercen esos errores, más opciones de culminar jugadas.

Doble pivote físico

La medular la forman dos pivotes defensivos, los cuales casi se aíslan de las funciones de ataque. Su objetivo es crear superioridad en todas las zonas del juego. Gracias a esto, el Girona FC fue uno de los equipos que menos contraataques sufrió. Al presionar tan alto y con tantos hombres, necesita escuderos que frenen los contragolpes rivales, ahí entran en juego su pareja de medios.

Agresividad en la marca

Más allá de sistemas y posiciones, para Pablo Machín hay una premisa clara: intensidad en la marca. El Girona FC fue el segundo equipo de La Liga que mas faltas cometió, no obstante, no con un gran numero de amonestaciones. El soriano busca una marca individual que posibilite una igualdad numérica en la zona donde esté el balón además de una superioridad posicional, pues hay una vigilancia activa hacia los posibles receptores del rival. Están muy encima y no tienen reparo en provocar faltas tácticas o ir al golpe si se ven superados individualmente. El Girona de Pablo Machín, literalmente, mordía.

Verticalidad y juego directo

Amante del juego rápido y directo, algo que en Nervión gusta mucho y tan buenos resultados ha dado. Dos carrileros en las bandas que se suman sin tapujos al ataque. En estos puestos se harán fuertes hombres como Sergio Escudero, Jesús Navas o Pablo Sarabia, de mucho recorrido y trabajo para el equipo. Con ellos comienza la superioridad que plantea Machín en la parcela ofensiva, ya que sus equipos atacan hasta con cinco hombres. Los dos media puntas se suman al ataque, siempre apoyados arriba por el delantero del equipo. Un delantero fuerte en la faceta aérea, un 9 puro, pues el juego directo es un recurso que Pablo Machín usa mucho. Véase el caso esta temporada con Christian Stuani, en la que el atacante uruguayo ha sido el faro del conjunto catalán.

El balón parado

Pablo Machín trabaja mucho las jugadas de estrategia. Tanto es así, que el Girona FC ha sido el conjunto que más goles ha anotado en jugadas de estrategia (11) en las cinco grandes ligas europeas. O lo que es lo mismo, un gol a balón parado cada 318 minutos. Un dato abrumador que muestra como el técnico soriano trabaja incansablemente a su equipo.

El hándicap del técnico soriano en el Sevilla FC será el tiempo, por lo que no sabemos si podrá imponer su estilo tan fácilmente en el equipo, dada la proximidad de las fechas oficiales que tienen que disputar los sevillistas. El sevillismo tendrá con Pablo Machín, a un técnico joven, atrevido y trabajador con un estilo bastante querido en Nervión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here