Parte de la plantilla del Sevilla FC, celebrando el gol de la victoria | Imagen: La Colina de Nervión - Javi Barroso
Parte de la plantilla del Sevilla FC, celebrando el gol de la victoria | Imagen: La Colina de Nervión - Javi Barroso

El Sevilla FC reafirmó las buenas sensaciones dejadas durante la pretemporada consiguiendo su segunda victoria consecutiva, en las dos primeras jornadas disputadas hasta ahora en LaLiga. Un ‘seis de seis’ que ha llegado curiosamente a domicilio, una circunstancia a la que tradicionalmente al conjunto andaluz, le ha costado sacar resultados positivos. Durante el encuentro entre Granada y Sevilla, hubo muchos tramos donde la igualdad se convirtió en una tónica, pero fue en las áreas, donde los de Julen Lopetegui fueron más resolutivos y así lo reflejaron los números. 

Efectividad ante el Granada

El cuadro sevillano supo sacar provecho de sus acciones de ataque en el Estadio Nuevo Los Cármenes. La ocasión más clara de los de Lopetegui, terminó dentro. Las estadísticas reflejan que el Granada lanzó una vez más que el Sevilla (12) pero en los tiros a portería, la superioridad de los nervionenses fue un hecho. Los nazaríes no tiraron a puerta en los noventa minutos, mientras que los sevillistas lanzaron unas seis. Un dato que, pese a la aparente igualdad que hubo en el juego, fue el Sevilla FC quién incidió más sobre el área contraria. Una incidencia que tuvo su fruto en forma de tres puntos. 

Posesión

Una vez más, los hispalenses hicieron gala de control sobre el esférico. Los visitantes dominaron ligeramente el centro del campo, con Banega como faro, Jordán como pulmón y Fernando como coche escoba. La posesión cayó del lado sevillano con un 56% y dieron un total de 470 pases con un alto porcentaje de acierto (80%). El Granada por su parte, logró 375 asociaciones con un 76% de acierto. 

Intensidad

El partido vivido en el Nuevo Los Cármenes destacó por su intensidad. Ninguno de los dos equipos querían dar su brazo a torcer y menos el Granada, que volvía a jugar un partido de Primera División en su estadio dos años después. La tensión y competitividad se palpó en cada balón dividido, de hecho, en uno de ellos, Reguilón sufrió un traumatismo cráneo-encefálico leve por el que tuvo que ser sustituido. En esa misma jugada, Víctor Ruiz tuvo que ser atendido por una brecha en la cabeza, fruto de la acción.

Dadas las ansias de ambos clubes en lograr los tres puntos, no escatimaron a la hora de ir al choque y ello se vio reflejado en el número de faltas cometidas. El Sevilla realizó 14 por 13 del Granada. Pese a estas cifras, la dureza en cada lance no fue excesiva. En consecuencia, el colegiado tan solo mostró una tarjeta a cada equipo. 

Balón parado

Tanto sevillistas como nazaríes, son clubes que se caracterizan por sacar partido de sus jugadas a balón parado en defensa y en ataque pero en esta ocasión, ganaron las defensas. Ambos equipos lanzaron 6 saques de esquina y no tuvieron el acierto necesario como para materializar alguno. El buen desempeño defensivo, lo evitó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here