El Sevilla disputó en en la noche del martes el partido de la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey ante el Atleti en el Ramón Sánchez-Pizjuán, en el que pasó a semifinales. Con un global de 5-2 en el marcador y con un buen Mercado de central, un gran Navas de lateral y un apoteósico Pablo Sarabia, Montella consiguió que su escuadra, a pesar de no tener la  posesión (49,6%- 50,4% a favor de los del Cholo), esta vez sí tuviera la eficacia en portería rival.

Renace ante el Atleti

El conjunto que dirige Vincenzo Montella realizó 289 pases y falló en 93 gracias a la presencia de Ever Banega, que jugó en la mediapunta, acompañado por Steven N’Zonzi y un Mudo Vázquez, e hizo todo lo posible por desestabilizar al rival. El equipo de Simeone, en cambio, realizó la cifra de 283 pases y 99 erróneos, por lo que quedó demostrado que el encuentro estaba muy igualado, a pesar de que el Atlético siempre fue una amenaza constante cada vez que llegaban al área que defendía Sergio Rico, aunque el Sevilla mostró mayor efectividad. Cinco asistencias al área rival tuvo el Sevilla, gracias a la presencia de sus extremos Joaquín Correa y Pablo Sarabia (y un sobresaliente Jesús Navas en el lateral derecho), quienes demostraron que este equipo no se rinde. El Atlético, en cambio, realizó 12 asistencias al área sevillista, buscando la mayor parte de las ocasiones a un Griezmann que hizo daño en la primera ocasión que tuvo.

Mayor efectividad sevillista

Los hispalenses jugaron con un 4-4-2, con un Luis Muriel y un Franco Vázquez muy participativos en tareas defensivas, algo que sin duda hizo que el Sevilla solo encajase un gol en tan importante encuentro. El Atlético dominó más, pero el Sevilla demostró mayor efectividad y más ganas de luchar hasta el final. Ambos equipos obtuvieron cuatro tarjetas amarillas, algo bastante sorprendente para ser un Atleti – Sevilla. Los del Cholo Simeone realizaron 11 faltas, mientras que el equipo nervionense realizó 16, para parar a hombres como Gabi, Koke, Griezmann o Gameiro. El equipo de Simeone perdió 155 balones y recuperó 60. Los hispalenses, algo similar, perdieron 144 y recuperaron 52 balones.

Sarabia, el mejor

El conjunto madrileño realizó 11 tiros, 5 de ellos a puerta logrando un gol tras un buen tiro de Griezmann que pilló a Sergio Rico adelantado en su portería. Caso distinto es el equipo de Vincenzo Montella, que realizaron 8 tiros y 5 de ellos fueron dirigidos a puerta, pero logrando obtener tres goles muy importantes que certificaron el pase a las semifinales de la Copa del Rey. Hasta en 4 ocasiones Sergio Rico salvó al Sevilla, sobre todo en un mano a mano contra Ángel Correa en la que el canterano consiguió desviar el tiro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here