En la historia del Sevilla, hay páginas de oro dedicadas a los grandes logros conseguidos por enormes plantillas. En estos equipos, siempre hay nombres propios que destacan por encima del resto, aportando ese grado de genialidad necesario en todo equipo que consigue la gloria. Muy importantes acaban siendo aquellos futbolistas que logran mover el juego de su equipo. En este artículo, se presentan las mejores batutas que ha tenido el conjunto hispalense en toda su historia.

AnteriorSiguiente
Banega, durante el partido ante el Manchester | Imagen: La Colina de Nervión – Sport Comunicación.

11 Éver Banega

La carrera del argentino antes de llegar al Sevilla estaba muy estancada. Sus condiciones como futbolista lo colocaban en lo más alto, pero su desempeño en el terreno de juego unido a los escándalos ajenos al fútbol daban al traste con las expectativas. Cuando Monchi fichó a Banega para el Sevilla en el verano de 2015, todo dió un vuelco. El centrocampista encontró su lugar perfecto, con una plantilla que se arropaba como si de una familia se tratase, muy diferente a lo que había vivido en el Valencia. Emery le entregó la responsabilidad de llevar la dirección del equipo y siempre acababa poniéndole retos para ser mejor futbolista. Dos años después, se marchó a Italia para acabar regresando en la siguiente temporada para alzarse de nuevo como el organizador del equipo.

Con todo ello, 195 partidos con la camiseta sevillista, con 26 goles y 28 asistencias demuestran su enorme compromiso con el conjunto nervionense. A estos números le acompañan dos Europa League, además de dos finales de Copa del Rey, una de la Supercopa de Europa y otra de la Supercopa de España. Banega también formó parte del histórico Sevilla que pasó a cuartos de final en Liga de Campeones tras derrotar al Manchester United.

1. Éver Banega
Rakitic, a punto de dar un pase

22 Ivan Rakitic

El jugador croata llegó al Sevilla acompañado de Gary Medel en un momento de la temporada muy delicado. En el mercado de invierno de 2011, el conjunto hispalense necesitaba de fichajes para poder alcanzar sus objetivos en la temporada. Rakitic aportó mayor llegada y dinamismo de cara a puerta. En su siguiente temporada, las lesiones le frenaron y no fue capaz de alcanzar el ritmo de competición, por lo que su aportación fue menor. Sin embargo, su segunda vuelta en la campaña 2012/2013 fue magistral, convirtiéndose en jugador imprescindible para el equipo. Con la marcha de futbolistas importantes como Negredo y Jesús Navas, su salida del club estaba en las quinielas. El croata decidió quedarse una temporada más, la cual le acabó consagrando como leyenda sevillista. Rakitic fue capitán en la tercera Europa League lograda por el conjunto nervionense. Aunque partía desde la mediapunta, tenía mucha libertad para moverse por todo el mediocampo e incluso para llegar a la portería rival.

149 partidos con la elástica sevillista en los que marcó 32 goles y dió 49 asistencias. La Europa League lograda en Turín brilla con luz propia, junto con la gran conexión creada con la afición sevillista, que corea su nombre con cada regreso al Sánchez Pizjuán.

2. Ivan Rakitic
Renato disputa un balón con Honda | Imagen: UEFA.com

33 Renato

Aunque el brasileño llegó a disputar muchos partidos cerca del área rival, su capacidad para que el equipo girase a su alrededor era muy notoria. Llegó al club nervionense en 2004 y se hizo fundamental prácticamente desde los primeros encuentros. Renato siempre se caracterizó por ser un futbolista muy completo, capaz de jugar cerca de los centrales como pivote o en la mediapunta muy ligado al gol. Su visión de juego, así como su inteligencia táctica, le permitían colocarse de forma óptima en el campo aportando soluciones en todo momento. Además de ser capaz de mover al equipo a partir de sus botas, las llegadas desde segunda línea eran su sello de identidad, convirtiéndose en uno de los goleadores más destacados del equipo cada temporada.

204 partidos como sevillista, con 39 goles y 15 asistencias alumbran su paso por el conjunto hispalense. Asimismo, dos copas de la UEFA, dos Copas del Rey, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España, le sitúan en el mejor Sevilla de la historia con un papel muy destacado.

3. Renato
Pintinho con la elástica sevillista

44 Pintinho

Similar al caso de su compatriota, este futbolista tuvo momentos como organizador del equipo, pero también como mediapunta. Su enorme calidad técnica, con el balón cosido a las botas, le permitió dejar grandes actuaciones en el club nervionense. No obstante, su capacidad futbolística no terminó de explotar del todo o, al menos, no tanto con el potencial que tenía el brasileño. Pintinho dejó un recuerdo muy bueno en el graderío sevillista, sobre todo, por el fútbol que practicaba, atractivo y similar a los gustos de la afición. Del mismo modo ocurrió para el jugador, que años después se estableció en la capital andaluza para dedicarse al fútbol base.

97 partidos disputados en el Sevilla donde dejó 23 goles. Con Manolo Cardo realizó su mejor juego e incluso llegó a jugar en Europa con el equipo sevillista.

4. Pintinho
Francisco López Alfaro, con la selección española

55 Francisco

Compañero de Pintinho en el Sevilla, el futbolista nacido en Osuna fue uno de los organizadores más recordados en la historia del club nervionense. El cambio realizado por Manolo Cardo, lo situó en el manejo del juego subiendo al brasileño a la mediapunta, aportó al juego sevillista mucho más brío y creatividad. Tanto es así que muchos aficionados sevillistas lo recuerdan como el equipo que mejor jugaba al fútbol en toda su historia. Francisco estuvo cerca de diez años en el club hispalense. Aunque priorizaba el orden en la medular, sus aportaciones al ataque también eran muy notorias en el juego sevillista. Titular indiscutible con todos los entrenadores que pasaron por el Sevilla en los 80 hasta la llegada de Cantatore, que condenó al mediocampista al banquillo. Aun así, llegó a debutar con la selección española e incluso a ir convocado a la Eurocopa de 1984 y al Mundial de 1986.

304 partidos como sevillista y 22 goles como sevillista. Posteriormente se marchó al Espanyol, donde disputó otras seis temporadas hasta que en una acción fortuita, una lesión le llevó a retirarse.

5. Francisco
Bengoechea, con el balón

66 Bengoechea

El jugador uruguayo llegó al Sevilla en la temporada 87/88. Aunque no rindió a la altura de las expectativas, lo cierto es que dejó enormes muestras de su calidad. Sus lanzamientos de falta eran verdaderas delicias, con una clase abrumadora que le permitió llevar la manija el mediocampo nervionense. Era capaz de dirigir el juego del equipo desde la mediapunta, ordenando con sus movimientos de balón y haciendo que el fútbol del Sevilla girará a su alrededor. Más que ordenar, acababa canalizando el juego. En el club nervionense se le recuerda sobretodo por su gran calidad técnica, pero en el fútbol de su país, Bengoechea es uno de los máximos goleadores históricos. Muy significativo este dato, el cual se puede presagiar desde su estancia en el Sevilla. En 138 partidos marcó 27 goles, una cifra nada desdeñable para un centrocampista.

6. Bengoechea
Maresca, celebrando un gol del Sevilla

77 Maresca

Il Capo siempre demostró una enorme garra en el club nervionense. Otro gran todocampista, con una entrega inigualable que dejó una de sus actuaciones más recordadas en la primera copa de la UEFA del conjunto hispalense. Cuatro temporadas como sevillista jugando en diversas posiciones, marcando goles y dando asistencias. Realmente, el italiano estaba para todo lo que necesitará el equipo del mediocampo hacia arriba. Su gran capacidad goleadora se mezclaba perfectamente con un aseado toque de balón y junto a Renato, Martí o Poulsen, formaba un centro del campo de ensueño para el conjunto nervionense. Posteriormente, tras su retiro estuvo trabajando en el club sevillista en la etapa del entrenador italiano Vincenzo Montella.

96 partidos como sevillista en los que logró marcar trece goles. A todo esto se suman dos Copas de la UEFA, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España. Números de calidad para un jugador guerrero.

7. Maresca
Tsartas, una zurda exquisita

88 Tsartas

El futbolista griego llegó al Sevilla en 1996, en una época muy complicada para el equipo hispalense. La afición sevillista pudo disfrutar de un jugador con una clase fabulosa, dejando a las claras el tipo de centrocampistas que el Sevilla ha tenido históricamente: todocampistas o lanzadores de faltas. Tsartas era de los segundos. Al igual que Bengoechea, cada lanzamiento del griego era una clase magistral llena de calidad. A esta enorme capacidad se sumaba una inteligencia táctica muy notable, capaz de situar a cada compañero en el campo con facilidad. Tsartas es uno de los centrocampistas más goleadores en la historia sevillista.

139 partidos en los que marcó 43 goles. En el año 2000, el griego abandonó la disciplina sevillista para regresar a su país, debido a los problemas económicos que atravesaba en esa época el conjunto nervionense.

8. Tsartas
Enrique Lora, con la camiseta de la selección española

99 Enrique Lora

Dorsal de Leyenda del Sevilla FC y, desde luego, no por casualidad. Lora salió de la cantera sevillista con enorme pundonor y erigiéndose como un futbolistas de altura a pesar de tener un tamaño que, a priori, podría no llegar a sorprender. Rápidamente, empezó a cosechar grandes elogios por parte de sus mismos entrenadores, como Max Merkel o incluso del mismo Kubala. Este último acabó llevándolo a la selección española, donde logró acallar las críticas que le denominaban como un jugador de la media. Enrique Lora destacaba por su entrega, su capacidad para conectar con las diferentes líneas de juego y su increíble orden táctica.

334 partidos con la camiseta de su Sevilla en los que marcó 30 goles. Diez temporadas como sevillista que le permitieron entrar con letras de oro en la gran historia sevillista.

9. Enrique Lora
Montero, frente a Osasuna

1010 Enrique Montero

Otro Dorsal de Leyenda del club sevillista por enormes méritos. Un futbolista diferente, con una capacidad asombrosa para el último pase y con una técnica sobresaliente. Nacido en El Puerto de Santa María, Montero permaneció en el club sevillista doce temporadas, desde principios de los setenta hasta mediados de los ochenta. Debutó con el Sevilla en Segunda División frente al UD Salamanca. Aunque su calidad era incuestionable, Montero se vió muy marcado por las lesiones durante toda su carrera. Esto fue lo que precisamente no le permitió desempeñar un amplio recorrido en la selección española, con la que debutó en 1980. Aun así, en su tiempo en el Sevilla coincidió en el campo con otros ilustres como el de la historia sevillista como Biri Biri, Superpaco, Scotta, el mismo Enrique Lora…

247 partidos con la elástica sevillista y 40 goles resaltan en su haber como uno de los jugadores históricos de la trayectoria sevillista, destacando con su frialdad y temple a la hora de manejar la pelota.

10. Enrique Montero
AnteriorSiguiente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here