Tras la goleada endosada al Standard de Lieja, el Sevilla quería más. Con dos derrotas consecutivas en Liga y tres partidos seguidos sin anotar, el Ciutat de Levante era el lugar propicio para romper la dinámica. El resultado final de 2-6 deja claro que fue un partido muy ofensivo, pero sus datos son más propios de un partido de videojuego que de la vida real.

Ben Yedder, omnipresente

Después de volver a la titularidad con dos goles frente al Standard, Ben Yedder volvió a ser clave frente al Levante. El galo anotó tres goles y se convierte en el primer jugador en 22 años que anota cuatro tripletes con el Sevilla, igualando la marca de Suker. A los balones que ya tenía en su colección por anotarle tres tantos a Real Sociedad, Formentera y Maribor se les suma el de ayer. Al gran partido que realizó hay que añadirle que tuvo tiempo para asistir a Sarabia, otro de los grandes protagonistas del encuentro en Valencia.

El madrileño, que no venía cuajando buenas actuaciones, fue de lo más destacado del día de ayer. Conectado con todos los jugadores del equipo, dio tres pases de gol a tres jugadores distintos. A estas tres asistencias, hay que sumarle el gol que anotó para que el Sevilla batiera un nuevo récord. El gol de Sarabia supuso el uno a seis, siendo así el Levante el primer equipo al que el conjunto rojiblanco le hace tal cantidad de goles a domicilio.

Tal cantidad de goles se debió en parte a que 13 de los 20 jugadores de campo crearon alguna oportunidad de gol. Con 18 tiros a puerta entre los dos equipos, 10 para el Sevilla por 8 del Levante, los porteros tendrían que hacer un gran partido para evitar una goleada. Hasta siete paradas realizó Vaclik, mas un penalti, por cuatro de su homólogo Oier. El checo fue clave en el partido de ayer deteniendo la pena máxima, que evitó el empate del conjunto granota.

Sólo dos tarjetas

Como viene siendo normal desde que Machín cogiera el Sevilla, el cuadro andaluz se ha convertido en un equipo muy duro en defensa. Hasta 16 faltas realizó en el día de ayer el conjunto hispalense por siete del Levante. La curiosidad de este dato es que ambos equipos recibieron tan solo una tarjeta amarilla, pese a que los visitantes realizaron más del doble de faltas que su rival.

Un buen partido en ataque para hacer olvidar la mala racha en Liga y mentalizar al equipo de cara al encuentro de la próxima jornada frente al Real Madrid.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here