Ben Yedder, Sarabia y celebrando un gol. | Imagen: Raú Doblado (Orgullo de Nervión).

Con la venta de Ben Yedder al Mónaco por 40 millones, el Sevilla certifica la pérdida de uno de sus mayores baluartes en ataque. Lo mismo ocurrió con Pablo Sarabia a cambio de 20 millones de euros, cantidad que pagó el PSG al club andaluz. De esta forma, la liga francesa se hace con los servicios de dos de los pilares fundamentales sevillistas de los últimos años. El club andaluz ingresa 70 millones, pero quizá pierde más de lo que gana.

Juntos, cincuenta y tres goles

La temporada pasada para el Sevilla estuvo marcada por unos altibajos exagerados. De estar peleando por el liderato, el equipo pasó a luchar por entrar en Europa. Aun así, hubo dos futbolistas que supieron mantener el nivel y la constancia: Pablo Sarabia y Ben Yedder. Entre los dos jugadores anotaron 53 goles en todas las competiciones, 23 de ellos se los adjudicó Sarabia y los 30 restantes, Ben Yedder.

El club hispalense los ha traspasado este mismo verano a la Ligue 1, pero el club piensa que con la planificación de Monchi, el número de goles y asistencias no decaiga, sino todo lo contrario. En este aspecto, la presión cae sobre los hombros de las nuevas incorporaciones, que deben hacer olvidar a dos figuras de tal calibre.

Ben Yedder, Sarabia y la efectividad

A pesar de los números de Wissam Ben Yedder al frente del ataque sevillista, el francotunecino nunca ha gozado de la plena confianza de los entrenadores. El regate del delantero sevillista, sumado a la visión de los espacios en el área y a su indiscutible registro goleador, lo hacen un jugador único. No obstante, su constitución física y baja estatura le condenaron a comenzar casi la totalidad de sus temporadas en Nervión, como segunda opción.

Pablo Sarabia, desde su llegada procedente del Getafe, fue convenciendo poco a poco a la afición y se hizo con un hueco fijo en las alineaciones del equipo. Su última temporada, manchada por su previsible marcha, generó un murmullo incómodo sobre su persona pero su fútbol no se vio afectado. Ahora, llega el turno de que los nuevos fichajes den la talla y suplan a ambos como es debido. Por lo pronto, Rony Lopes, del Mónaco, se postula como el sustituto del extremo español.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here