La hora de la verdad

La hora de la verdad

Ben Yedder, Banega, Sarabia, André Silva y Vaclík, piezas fundamentales de Machín, deberán dar un paso adelante para conseguir vencer en Praga y lograr la clasificación

No bastó con dar la cara
La contracrónica | Promes, el chico nuevo de clase
Un ladrón de balones en campo rival

Llegó otra final para los de Machín en su andadura europea y no es la primera de la temporada. El conjunto sevillista ya sufrió en la última jornada de la fase previa para lograr la clasificación a la fase final. Sin embargo, ante el Slavia de Praga, los hispalenses vivirán una auténtica final para conseguir el pase a los cuartos de su competición fetiche y seguir con su idilio en la competición. Con la resaca de la resurrección ante la Real Sociedad, el Sevilla se la juega mañana ante los checos, con un resultado adverso y a la espera de que sus hombres importantes aparezcan en el encuentro.

La delantera, clave

Si algo necesitará en Praga el conjunto de Machín son goles. El resultado de la ida obliga a los sevillistas a anotar un gol y a no encajar ninguno. De no ser así, los sevillistas deberán conseguir un segundo gol que iguale los conseguidos por el Slavia en Nervión. Por ello, el técnico soriano deberá contar con la mejor versión de su delantero estrella. Wissam Ben Yedder se ha ganado, tras su hat trick liguero, convertirse en la principal esperanza para la afición sevillista para la vuelta de octavos. Si el francotunecino tiene su noche, los de Nervión tendrán grandes opciones de superar la eliminatoria.

Quién acompañe a Ben Yedder será la incógnita. En los últimos encuentros, el entrenador sevillista ha optado por Munir, quién ya consiguió anotar su primer gol en el duelo de ida. Sobre todo, por el bajo nivel que ha ofrecido el tercer delantero sevillista. Como le ha ocurrido al equipo en esta crisis sufrida, André Silva también ha rendido por debajo de lo esperado, visto su nivel en el inicio de la temporada. El portugués debe dar un paso adelante ante el Slavia y volver a ser el compañero ideal de Ben Yedder. Su capacidad para asistir y hacer mejor a Wissam serán claves en el Eden Arena para conseguir perforar la meta checa. Si hay un día para reivindicarse, sin duda es hoy.

Pilares en Praga

Banega y Sarabia. Dos de los futbolistas más importantes de la plantilla deberán hacer valer su condición de líderes sobre el verde de Praga. En el caso del argentino, deberá llevar la manija en el centro del campo y comandar al Sevilla hacia la clasificación. Su desborde y conducción, la distribución del juego y sus asistencias… Que Banega encuentre su mejor versión es fundamental para el Sevilla, ya que cuando el argentino responde, el equipo lo agradece. En ello tendrá gran responsabilidad Machín, que deberá decidir si coloca a Banega en el doble pivote o incluye a Gonalons en el once titular y le da más libertad al diez sevillista en una zona más cercana al área del Slavia.

Por su parte, Sarabia también jugará un papel fundamental en la clasificación hacia cuartos. Como enganche entre el centro del campo y la delantera, el madrileño también deberá estar a su máximo nivel para conseguir llevar peligro hacia la meta checa. Ya sea con asistencias o con goles, como el conseguido ante la Real el pasado domingo, Sarabia será una pieza importante para la clasificación a cuartos.

Incógnita ante el Slavia

Si bien toda la responsabilidad recaerá sobre el juego ofensivo del Sevilla, la fragilidad que ha mostrado el conjunto de Nervión en su parcela defensiva también deberá ser un elemento a tener en cuenta en el duelo ante los checos. Y es que para lograr la clasificación se antoja necesario, casi fundamental, que los de Machín no concedan ni un solo gol. Es en la portería donde el entrenador sevillista aún guarda dudas de cara al vital partido. Vaclík, tras su lesión sufrida en el encuentro de ida, sigue recuperándose a marchas forzadas y, según ha afirmado Machín en la rueda de prensa, que juegue su portero titular o no dependerá del propio Vaclík.

Para los sevillistas ver a su portero estrella debajo de los palos será sin duda un sinónimo de confianza. Aun así, el rendimiento que pueda ofrecer el meta checo en su país será también una incógnita, en un partido en el que, sin duda, los errores se pagarán caros. El Sevilla se juega su preciado trofeo en el Eden Arena.





COMMENTS

WORDPRESS: 0