Las crónicas de José Balero, un periodista sincero

Las crónicas de José Balero, un periodista sincero

La contracrónica | Un salvador en la sombra
La manita del Sevilla Atlético al Almería B, en vídeo
La mayor goleada del Sevilla en Europa, en vídeo

Lamento haber tenido que perder tantos puntos para entender que para ganar los partidos hay que meter goles y eso es más factible con los delanteros. Pero más aún lamento que sean ciertas mis principales sospechas. Para eso realicé un profundo análisis periodístico. En mi estudio comencé mirando el noticiero deportivo de la sexta. Horas antes, el Sevilla le había metido 6 goles al Levante, (como todos sabemos). Era de esperar, se habló de la agónica victoria del Real Madrid, de la asamblea del Real Madrid, y lógicamente, para no poder sacar conclusión alguna de ese churro se repitió hasta el cansancio (paré de contar luego de la décima repetición), el video de un jugador de pádel que rompió una de las paredes de cristal irrompible. No pasó nada. Unos cortesitos, tal como él contó. Pero la noticia les gustaba tanto a los redactores que hasta hicieron un informe, salieron a  hablar otros jugadores de pádel, a los que les volvían a pasar el video…y  venga, el entrenador del pádel, el compañero, el de la federación portuguesa dueño de la cancha de padel. Como todos sabemos el mundo deportivo español y el pádel siempre se llevaron mejor que a los que les gusta ver goles en el fútbol. El otro día, sin ir más lejos, que el Sevilla metió 5 en UEFA, la misma cadena pasó uno de ellos, un flash. No vaya a ser que de tanto ver goles los niños andaluces se crean que alguien que no es Messi o Cristiano (ah, no, ahora es ¿Bale?), meten goles y crean que existe algún otro equipo que valga la pena.

Ustedes pensarán con inocencia que esto es inocuo. Pero ¿se imaginan a Mariano, diciendo que se venía al Sevilla porque era un club mítico? No, claro, entre nosotros y el Madrid, ese joven que dice “desde chico sueña con vestir de blanco” lo tiene claro. Piensen conmigo. Hoy estaban mirando la TV los futuros “cracks del fútbol”. Niños habilidosos, obsesionados con jugar, enamorados del deporte y que tienen ciertas habilidades naturales, de esas difíciles de explicar, rapidez, visión periférica, potencia. Imagino un niño así mirando hoy la TV y viendo salir los coches de alta gama del entrenamiento del Madrid, la publicidad con jugadores del Madrid, la tapa de los juegos de la Play, y del resto nada, ni la sombra. No sólo están ninguneando al fútbol, están construyendo afición, están trabajando en los fichajes.

Esto recién empieza. Cuanto mejor juguemos más invisibles seremos, tenemos una tarea titánica por delante, y más vale que los publicistas del club se pongan en ello. Y nosotros los aficionados también. Llegó la hora de dejar las críticas, (ya sabemos que sois todos muy entendidos en tema de fichajes y alineaciones, y que con mucha facilidad alguien no los convence cuando hace un mal partido), pero los tiempos que corren nos exige otra cosa. Espero que estemos a la altura.





COMMENTS

WORDPRESS: 0