Las aventuras de Juan Macana, mucho más que un palangana | Imagen: La Colina de Nervión

Casi me desmayo cuando vi caminando por la grada al Dr. Joaquín Sevilla, no se dejen engañar, con ese nombre era obvio que triunfaría como sevillista pero yo estoy convencido que es bético. No lo vi llorar en el último derbi  y cuando vamos perdiendo es el primero que se va antes. Si señoras y señores,¡se va del estadio cuando vamos perdiendo!  y luego se pasa pitando, y haciendo “uh” cada vez que fallan algo. No es porque sea mi psiquiatra, estoy seguro que es bético y los tiene a todos engañados. Incluso a Manuel Machuca, se lo camela porque es farmacéutico y así consigue muestras gratis de psicofármacos, supongo. Y ahora como Machuca escribe del Sevilla quiere sacarle información para nuestros rivales, tengo esa teoría. ¿Qué hace acá hoy?  Obviamente, me está buscando, se habrá dado cuenta de que me escapé y le habrá llegado el rumor de que vivo en el Sánchez-Pizjuán. El partido es en Gran Canaria y este anda por aquí. Es sospechoso. ¿No querrá poner una bandera de otro color? Es que ellos piensan que el fútbol es una cuestión de colores y de cantidad de banderas. Son cansinos con el argumento de la cantidad. “Somos más que ustedes”, “llevamos más gente”, “gritamos más”, “tenemos más espacio en las vitrinas”…en fin… ¿qué se puede esperar de un equipo cuyo objetivo es quedar 6º…? ¿Y yo cómo hago para escuchar el partido ahora? E un descuido el Dr. Deja su abrigo en un asiento y toma una foto de la cancha. Aprovecho y, furtivamente, le robo el móvil.

Cuidado, que Las Palmas salieron subcampeones de la Liga. Un impresionante segundo puesto y casi salen primeros y todo. Fue en 1969, el año que yo nací, o sea hace nada. Pongo la radio del móvil del Dr., muy bajita. Me escondo en un baño y el Dr. Sevilla entra. Me subo al inodoro. Gol de Ben Yedder. Me muerdo el labio. Me alegro moderadamente, porque lo que de verdad deseo es ganar la Champions League. Dicen que estoy loco porque soy sevillista de verdad, ni objetivos ni porras. Al fútbol se juega para ganar. El psiquiatra se va. No sé cuánto tiempo pasó. Gol de Sarabia. Me entra mucho sueño. Nos cobran penal, se que vamos a ganar igual.  Me quedo dormido. Sueño con levantar copas. Dicen que estoy loco y no me importa. Soy un palangana. Soy mucho más que eso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here