No es ningún secreto que el Sevilla no pasa por su mejor momento de la temporada. Exceptuando la eliminatoria europea en la que el cuadro de Machín sobrepasó a la Lazio en ambos partidos, la situación liguera deja mucho que desear. Se despidió de la Copa con un mal sabor de boca tras el tremendo batacazo en el Camp Nou y en Liga, el Sevilla parece derrotado y abocado al caos. Huesca dictará sentencia.

Tras resucitar al Celta de Vigo, empató ante el Eibar después de perder durante la mayor parte del partido. Después cayó ante el Villarreal, que junto al Celta, son dos equipos que necesitaban puntos para salir de un contexto en el que no han vuelto a ganar. La última hecatombe nervionense llegó el sábado, ante el FC Barcelona. El mismo rival que arrolló al Sevilla en Copa, venció en el Sánchez-Pizjuán al son de un Messi que desacreditó a los rojiblancos. Una gran primera parte del Sevilla fue echada por tierra por una segunda en la que, tras las lesiones de Wöber y Mercado, apenas se vio al equipo de Machín.

Ganar es vital

La tesitura en la que se encuentra ahora el cuadro nervionense es de extrema necesidad. Necesita puntuar y volver a recuperar sensaciones porque, tras perder la cuarta plaza -en posesión del Getafe-, la zona europea está muy apretada por lo que el Sevilla no puede permitirse perder y complicarse los puestos continentales.

El próximo partido del cuadro de Machín será el siguiente sábado en El Alcoraz ante el Huesca. El colista de la competición apura sus opciones de la salvación y es conocedor que el Sevilla ha sido propenso a sucumbir ante los clubes de abajo en las últimas jornadas. Y el Sevilla no conoce la victoria en la competición doméstica desde el pasado 26 de enero, cuando venció por 5-0 al Levante. Pero al equipo hispalense solo le vale ganar ante el cuadro oscense para no verse perdido en Liga. De no ganar, el Sevilla se metería en serios problemas y tendría más complicado remontar la situación.

El cuadro que dirige Francisco Rodríguez presenta la racha opuesta. Tan solo una derrota en las último cinco compromisos ligueros. Llega en buena dinámica y aunque no es el rival más sencillo para reencontrarse con la victoria, el cuadro de Machín sabe que todo pasa por El Alcoraz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here