El Sevilla se ha alejado, casi definitivamente, de la opción Champions. La derrota ante el CD Leganés en el Sánchez-Pizjuán detonó el malestar de la parroquia sevillista, que ha visto cómo su equipo ha dejado marchar una cuarta plaza que ha tenido en la mano la mayor parte de la temporada. De alternativa al título liguero a pelear agónicamente por evitar un nuevo verano de previas europeas. De más a menos. La caída del equipo en el tramo final de temporada, reflejada en un nuevo cambio de entrenador y en la carga de minutos, la refrendan los datos del conjunto hispalense en la segunda vuelta del campeonato.

Bajón mayúsculo

La gran primera vuelta del Sevilla ha salvado al equipo de un susto en La Liga. El Sevilla apenas ha sumado 22 puntos en las últimas diecisiete jornadas, es decir, 22 de 51. En la segunda vuelta, los sevillistas han logrado siete victorias, un único empate y nueve derrotas. Para poner en contexto estos datos, sólo hay que comparar la situación de Sevilla y Athletic Club, púgiles por la sexta plaza, en la primera y segunda mitad del campeonato. Los vascos han logrado una victoria más que los hispalenses y, sobretodo, han perdido bastante menos, sólo en cinco ocasiones que toda la segunda vuelta. De la tercera posición que ocupaba en la Jornada 19 a la sexta que ocupa actualmente. Estos números han provocado que ésta sea la tercera temporada del S.XXI en la que el Sevilla FC suma más derrotas, sólo superada por las temporadas 2010/2011 y 2015/2016.

Año de permanencia

Los números del Sevilla son peores si se tiene en cuenta el año natural. En el 2019, el conjunto rojiblanco apenas ocuparía la duodécima posición. Estaría cerca de equipos como Huesca, Celta o el propio Real Betis, quien actualmente ocupa una posición similar. Los de Caparrós han caído en apenas cinco meses con Athletic Club, Celta, Villarreal, Huesca o Girona, cuando todos ellos estaban inmersos en la lucha por la permanencia. A pesar de todo, los de Nervión han conseguido la clasificación europea de forma matemática, pero teniendo en frente estos datos, el sevillista no sabe si abrir una cerveza para celebrarlo o maldecir a un equipo que ha desechado una gran oportunidad de regresar a la Liga de Campeones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here