Vuelve la Liga al Sanchéz Pizjuán. El último encuentro de esta competición en feudo nervionense dejó una alegría inmensa tras derrotar al Real Madrid por goleada. No obstante, el encuentro europeo contra el Krasnodar ha creado un mal sabor de boca para los de Pablo Machín que tratarán de quitarse contra el Celta de Vigo. Un rival que ha conocido momentos mejores pero que posee armas suficientes para dar problemas el equipo sevillista. Los registros demuestran que el club vigués es un hueso duro de roer para el Sevilla.

Alternancia de resultados

El último partido entre ambos equipos la pasada temporada dejó un resultado demoledor para el Sevilla. Cuatro goles fue los que encajó el equipo entrenado en aquel momento por Vincenzo Montella. Sin embargo, en la primera vuelta el conjunto nervionense consiguió hacer de su estadio un fortín para lograr los tres puntos ante el equipo vigués. El Celta de Vigo se ha caracterizado por ser un rival problemático para el Sevilla. Desde el año 2011, en el cual el Celta consigue de nuevo el ascenso a Primera División, el conjunto nervionense ha salido derrotado en dos ocasiones. A grandes rasgos no parecen números muy preocupantes pero si advierten del pundonor de este rival.

Diferentes rumbos

El Sevilla tomó velocidad de crucero en las últimas tres jornadas de Liga. Doce goles en total y nueve de nueve colocan al club nervionense en la tercera posición de la tabla. Bien es cierto que la derrota en Europa ha dejado malas sensaciones en el equipo. No obstante, la ambición por lograr posiciones altas, estando a tan solo un punto de la cabeza, pueden ser argumentos suficientes para el club sevillista de el máximo ante su afición.

Para el Celta la situación es muy distinta. Cuatro partidos sin ganar, con tres empates consecutivos le colocan en novena posición con diez puntos. Las miradas comienzan a dirigirse hacia el banquillo con una afición que espera más de su equipo y con el objetivo de llegar a Europa.

Silva contra Aspas

André Silva se ha convertido en la gran sensación sevillista. Pichichi de Liga con siete goles y titular indiscutible desde que su llegada. Ahí es nada. En los últimos partidos ha jugado acompañado de Ben Yedder en la punta de ataque, lo que ha propiciado que entre ambos hayan logrado marcar ocho de los últimos doce goles para el equipo sevillista.

La importancia del portugués en el equipo de Machín se asemeja a la que posee Iago Aspas en el Celta. Baluarte del equipo vigués desde hace varias temporadas por méritos propios. Aspas fue el máximo goleador español en la pasada temporada liguera con 22 goles y este año va camino de repetirlo. Cinco goles en siete jornadas de Liga, casi la mitad de los tantos marcados por su equipo. Todo ello le convierten en el mayor peligro en la punta de ataque del Celta de Vigo.

Necesidad de mejora

Pablo Machín vuelve a enfrentarse al Celta de Vigo, un rival que le ha dejado antecedentes no demasiados positivos. Durante su estancia en el Numancia, el entrenador soriano se enfrentó en dos ocasiones al conjunto vigués, con derrota en ambos encuentros. Fue en la temporada 2011/2012, cuando se produjo el ascenso a Primera División del Celta de Vigo. Tendrían que pasar cinco años hasta su próximo partido, la temporada pasada en Balaídos con el Girona con un resultado de empate a tres. Finalmente, la victoria llegó en casa por uno a cero en la segunda vuelta.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here