Aleix Vidal se lamenta tras una ocasión fallada ante el FK Žalgiris | Imagen: La Colina de Nervión - Carmen Pera

Aleix Vidal fue un fichaje ansiado por la dirección deportiva. Sin embargo, está viviendo una temporada un tanto peculiar. El catalán lleva varias lesiones, una tras otra. Ha disputado siete encuentros en la Liga Santander, tres de la fase de grupos de la Europa League y dos de la Copa del Rey.

Su fichaje

Aleix llegó a Sevilla con la idea de clara de competirle el carril diestro a Jesús Navas. El sistema le viene como anillo al dedo gracias a sus cualidades. Todo el carril para él, con constantes subidas y llegando a línea de fondo. Se presuponía que era un gran acierto de la dirección deportiva y que Pablo Machín iba a sacar provecho de ello.

A pesar de estar tres años sin ser importante en el FC Barcelona y de una lesión ósea de gran relevancia, Aleix estaba llamado a ser uno de los hombres claves del Sevilla de Pablo Machín. No solo por sus cualidades, sino por lo que mostró la única temporada que disputó en Nervión. El catalán maravilló y dio muchos momentos en la banda derecha del Sánchez-Pizjuán.

Ostracismo

El ex del FC Barcelona está viviendo una temporada atípica. Ha sufrido varias lesiones que le han impedido mostrar su fútbol y competir con Jesús Navas por un puesto. A pesar de las varias lesiones del capitán sevillista, el catalán no ha podido cubrir su puesto por esas lesiones sufridas, y Machín ha tenido que inventar para cubrir ese carril diestro.

Actualmente, Aleix está disponible para Pablo Machín, en cambio este lo ha dejado fuera en el trascendental choque frente a la Real Sociedad. Es un incógnita lo que sucede realmente con Aleix, ya que llegó con grandes expectativas y entre lesiones y quedarse fuera de las convocatorias no está pudiendo demostrar el por qué se confió en él.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here