La victoria del Sevilla el pasado domingo ante el Espanyol por 0-1 devolvía a los de Caparrós a la senda de la victoria, una senda que no podrán abandonar si quieren conseguir el objetivo marcado: la Champions. A pesar de todo el maremágnum vivido en las últimas semanas en el club con la derrota ante el Slavia y la destitución de Machín, la plantilla parece tener claro que ya no cabe margen de error. Aunque el calendario restante puede devolver las esperanzas a los más pesimistas, los nervionenses no pueden permitirse el lujo de relajarse ni un solo partido, y tendrán que afrontar cada encuentro como una verdadera final. Con diez jornadas por resolver, el Sevilla empieza de nuevo el camino de la Champions.

Prohibido perder

Seis partidos en casa y cuatro a domicilio es el total de encuentros que a los rojiblancos les queda por disputar hasta final de temporada. Valencia, Alavés, Betis, Rayo Vallecano, Leganés y Bilbao deberán pasar por el Sánchez-Pizjuán, que espera ver cómo su equipo pasa por encima de rivales directos como Valencia, Alavés o Betis. En efecto, la cercanía de puntos entre el Sevilla y estos tres equipo es tanta, que hacerse con la victoria ante ellos puede suponer la diferencia entre alcanzar el objetivo Champions o fosilizarse en la UEFA. Un Valencia venido a más y un Alavés que quiere consolidarse en la quinta plaza serán los próximos visitantes de Nervión. Aun así, el Sevilla no puede fallar y tendrá que hacer valer la condición de Nervión como fortín para continuar en la senda de la victoria.

El Sábado de Pasión, cuyo nombre este año le viene como anillo al dedo al fútbol sevillano, los rojiblancos tendrán una de las citas más importantes de la temporada frente al Betis, del que tienen la obligación de vengarse por su derrota en el Villamarín y porque será fundamental para alcanzar la plaza Champions. Rayo Vallecano, Leganés y Bilbao serán los últimos en visitar el feudo sevillista. Aunque pueden parecer los encuentros más asequibles de la lista, la mirada repulsiva a los puestos de descenso puede provocar reacciones viscerales que pongan en peligro la obligada victoria sevillista.

Peligro a domicilio

El viejo problema del rendimiento del equipo andaluz a domicilio puede suponer un obstáculo difícil de salvar. Aunque ya el domingo quedó demostrado que no hay ningún maleficio que impida sacar puntos de los campos ajenos, Valladolid, Getafe, Girona y Atlético de Madrid esperan impacientes al Sevilla sabedores de sus malas salidas. Aunque la superioridad teórica de la plantilla lleva a pensar que los nervionenses están en la obligación de salir victoriosos del José Zorrilla y Montilivi, precisamente estos campos podrían ser los verdugos del objetivo Champions para la próxima temporada. Por si no fuera suficiente, un Getafe afincado en la cuarta plaza y sin ganas de marcharse y todo un Wanda Metropolitano son dos grandes escollos en los que la mayoría del sevillismo apuesta por el fracaso. Aunque una derrota ante los del Cholo podría estar «justificada», no así podría decirse de una derrota en el Coliseo, ya que el Getafe se ha convertido en un rival directo de los andaluces. La solidez de los azulones y su amor a la plaza de Liga de Campeones serán dos gigantes a los que el Sevilla deberá derribar en la que promete ser la salida más complicada del tramo final de liga.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here